Compartir,

Posted in:

SAS y Sociedades Unipersonales.

PRAVIA 24 (Julio – Agosto 2016)

Por: Lic. Lee Iwan Andrade.

El 14 de septiembre de 2016, entrará en vigor la reforma a la Ley General de Sociedades Mercantiles, que dará nacimiento a una nueva persona moral llamada Sociedad por Acciones Simplificada (SAS), de la cual hablamos en la edición anterior. SAS tiene como finalidad incentivar la creación de sociedades mercantiles, para incluir un mayor número de empresas que se encuentran en la informalidad.

En México, existen obstáculos para la creación de empresas, entre ellas el costo y tiempo que tardan en llevarse a cabo diversos trámites. El complicar la creación de sociedades mercantiles, es una invitación para seguir e inclusive fomentar la informalidad, ello sin mencionar las obligaciones de pago e informes a las autoridades fiscales tales como el SAT, IMSS, INFONAVIT, por mencionar algunas.

Conforme al INEGI, las micro, pequeñas y medianas empresas aportan el 72% de los empleos, y aportan el 5.2% del PIB. Un incentivo que ofrece el gobierno a través de las SAS, es quitar trámites y costos para la constitución de personas morales, con la esperanza de que aumente el número de contribuyentes cautivos.

La informalidad en México aporta el 25% del PIB, solamente 4 de cada 10 trabajadores están en empleos formales, los cuales generan el otro 75%

. El problema de las autoridades fiscales es que el dinero y operaciones informales no pueden ser fiscalizados de manera directa, lo anterior genera un vacío en la recaudación de contribuciones, dinero ilocalizable.

Si ya eres accionista de otra persona moral, no puedes formar parte de una SAS, esta medida claramente evidencia que se encuentran enfocadas hacia las PyMEs que están en el sector informal; otra evidencia de ello es la restricción de los ingresos totales de hasta 5 millones de pesos que puede percibir la SAS.

En mi opinión, lo que deja de hacer atractiva a la SAS son las obligaciones de informar en su portal electrónico sobre todos los contratos firmados entre el accionista único y la sociedad. Informar sobre el pago de la totalidad de las acciones, e informar anualmente sobre la situación financiera de la sociedad.

Resulta contradictorio que a una sociedad cuya finalidad es simplificar y facilitar al contribuyente, agregue requisitos adicionales que no existen para las demás sociedades mercantiles. Pareciera ser que existe un costo escondido, es decir, constituye tu sociedad en menor tiempo y de manera gratuita, a cambio de proporcionar mayor información sobre tu empresa a las autoridades.

A su vez, resulta importante preguntarnos ¿Por qué debe informarle una SAS sobre su situación financiera a la Secretaría de Economía? ¿Acaso el Servicio de Administración Tributaria cuenta ya con esa información? ¿Cuál es la verdadera intención de la SAS?

La SAS es un intento de incorporar y regular al 25% del PIB, así como los 6 de cada 10 empleos que pertenecen a la informalidad, sin embargo, en conclusión el ahorrarse tiempo y dinero en constituir una SAS, a cambio de proporcionar mayor cantidad de información que el resto de las sociedades mercantiles y de manera electrónica, me parece un intercambio que no resulta atractivo a nadie.

El gobierno no debe ser un obstáculo para la creación de empresas, sino todo lo contrario, debe tomar una postura de facilitador en la creación y generación de riqueza para sus gobernados, el cual se retorna como un mayor crecimiento como país.

309 Total 2 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>