NO VENIMOS A ESTE MUNDO, SALIMOS DE ESTE MUNDO.

0

PRAVIA 20 (noviembre – diciembre 2015)

Por: Sebastián Tapia
Somos hijos de un planeta. Somos seres terrestres pero no vivimos como tal, no respetamos la naturaleza, somos la única especie que genera basura y no vive en armonía con el mundo. El problema es que no se nos entregó ningún manual o guía de cómo vivir al nacer.

Alan Watts

Generaciones tras generaciones han tratado de descifrar la razón de la existencia y han dejado aprendizaje por escrito. Miles y millones de teorías, filosofías e ideologías que buscan darnos una identidad o sentido de pertenencia en una realidad desconocida. Pareciera que lo que busca el mundo es lanzarnos a un abismo para conocernos a nosotros mismos. Experimentar y descubrir su magia por nuestra cuenta, caernos para levantarnos y así irnos forjando nosotros mismos.

Pero nos aterroriza vivir o experimentar la vida. Preferimos vivir muchas veces en una zona de confort donde cuestionar nuestra existencia es para hippies y filósofos que ya hubo muchos en la historia. Lo que otras personas o maestros han logrado alcanzar o conocer en este mundo nos libra de cierto modo de cuestionarnos o buscar esos caminos ya que alguien más ya se preocupó por hacerlo. Gracias a Jesús y otros maestros que vinieron hace mas de 2 mil años a salvarnos y resumir la religión y espiritualidad a un ritual semanal que ni es obligatorio asistir.
Vivimos ocupados en una realidad social que definimos como la correcta o verdadera y a muy pocos les interesa o les queda tiempo de observar a su interior.
No nos gusta estar solos, no nos gusta platicar con nosotros mismos (no vaya ser que nos digamos o demos cuenta de algo incomodo). La sociedad actual pasa la mayoría del tiempo en distractores o en círculos sociales retroalimentándose a sí mismos y confirmándose una realidad social. Esa zona de confort de perseguir, vivir y regirnos bajo normas creadas y delimitadas por nosotros mismos. Es más fácil apoyar una idea colectiva que crear una nueva.

Pero, ¿no crees que nos estamos mintiendo a nosotros mismos? Al único que estamos evadiendo es a nuestro ser que trae algo para nosotros y tal vez en una vida de 80 años no tengamos conocimiento, tiempo o valor de experimentarlo.
Es más fácil vivir de la misma manera que lo hicieron nuestros padres y sólo acoplarnos o adaptarnos a nuevos elementos o tendencias del mundo. Si es que decides caminar al ritmo del mundo, porque también hay quienes se estacionan al encontrar una zona de confort donde nadie los mueve. Una vez adquirida y establecida una ideología en una persona difícilmente lo mueves. Pues sería decir que lo que piensa no es cierto y que lo que define como concepto de su existencia es falso.

El defender una idea de otra o una religión sobre otra, nos ha estancado. Fronteras, guerras, racismo y nuevas formas de violencia para imponer y mandar. Pensamos que la fuerza, el poder, las armas o las bombas son la herramienta más adecuada para imponer una idea.

Sé tú mismo, Sé auténtico, Sé esa persona que esperas…

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí