UN PUEBLO SIN MEMORIA ES UN PUEBLO SIN FUTURO

0

PRAVIA 19 (septiembre – octubre 2015)

Por: Gerardo De La Fuente

Yo ya estoy hasta la madre igual que tú.

En esta edición no vengo a decirte lo linda que puede llegar a ser la vida, ni los beneficios que tiene el estar bien contigo mismo, ya es tu bronca si tomas los consejos o no.

Esta vez vengo a hablarte con la verdad, y es que suena muy extraño en estos días escuchar esa palabra, quizás por que se omite en prácticamente todos los actos humanos,  charlas, currículos, declaraciones anuales, con su pareja, en el trabajo, con la familia, con nosotros mismos.

Hablar con la verdad es un hábito, no una cualidad humana.

Resulta que hoy estamos hasta la madre de políticos mentirosos que no pueden ver más allá de sus propios intereses, que van a las colonias populares cada tres años a pedir confianza y que se aprovechan (por no decir abusar) de sus carencias para obtener un voto favorable a un costo relativamente barato.

¿Enoja? No. Re-encabrona.

Para las siguientes líneas quisiera bajar cierta información, que yo lo veo como hechos que hay que aceptar.

  • La política y el gobierno seguirá presente más allá de nuestra inconformidad.
  • El gobierno es un micro cosmos de nuestra sociedad.
  • Ningún gobierno va a resolver mágicamente nuestra situación.

A lo anterior expongo que nosotros somos los cómplices del gobierno que hemos tenido. No te enojes, ciertamente han existido abusos autoritarios a lo largo de la historia que prenden la mecha del reclamo,  pero somos nosotros quienes han criado a sus gobernantes, somos los padres, los hermanos, los vecinos y los hijos de una sociedad que ha conservado a su conveniencia ciertas costumbres y creencias ancestrales y también actuales para seguir en una zona de confort donde papá gobierno mantiene, yo pido y espero que todo se resuelva.

Pero vayamos a la fuente de donde emana todo, no terminamos de aceptarnos como mexicanos. ¿Por qué? Pues por los hijos de la chingada que somos, no somos mayas, no somos aztecas, no somos españoles, ni mucho menos somos franceses.

Somos hijos de la chingada, pero… ¿Como se le llama a un hijo de la chingada? ¡Chingón!

El mexicano es ingenioso, es astuto, se defiende del abuso, tiene una mente positiva para sacar las cosas adelante, pero todo esto sin ningún objetivo o meta a largo plazo, pues lo que apura es el hoy.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí