Compartir,

Posted in:

El Enemigo Público No.1 de México

EL MÁS BUSCADO

Bajo los acordes de la canción “Ordinario”, interpretada por el grupo Enjambre, se desarrolla la cinta “Mexican Gangster”; protagonizada por Tenoch Huerta y basada en la vida de Alfredo Ríos Galeana, el criminal más buscado en la década de los 80’s.

Por Efrén Jiménez Hernández.

Alfredo Ríos Galeana, guerrerense de nacimiento y apodado el “Feyo”, es considerado el asalta bancos más grande la historia de nuestro país, ya que en casi 15 años (de 1981 a 1995) cometió más de 200 robos a sucursales bancarias. Bancos que en esa época pertenecían al gobierno mexicano. Por este motivo, bajo el mando del jefe de la policía el “Negro Durazo”; se dio la cacería más sanguinaria para capturar a este singular y carismático personaje.

EX MILITAR, POLICÍA, CANTANTE MISTERIOSO Y ASALTABANCOS. EL MITO QUE SE PLASMÓ EN CORRIDOS, EL HOMBRE QUE BAJO UNA MÁSCARA Y TRAJE DE CHARRO SE HACÍA LLAMAR “EL CHARRO MISTERIOSO”.

La historia cuenta que al salir de la cárcel por un delito menor inició una carrera como policía que le permitió convertirse en comandante del Batallón de Radio Patrullas del Estado de México en 1977. Daba clases de defensa personal, tiro y educación física. En enero de 1978, sacando ventaja de la información y la experiencia obtenidas en su puesto, decidió formar una banda con la que emprendería una fructífera carrera delictiva.

El charro misterioso

Para él, era una fascinación robar bancos y como él mismo lo relata, odiaba matar gente, pero si no había otra opción se veía en la necesidad de hacerlo. En uno de sus tantos robos, él mismo cuenta: “Una cajera de un banco muy molesta me reclamó que por qué siempre les robaba a ellos y a los de enfrente nunca. A lo que le respondí, está bien, ahorita que acabe aquí me voy a asaltar a los de enfrente”. El delincuente terminó de asaltar, cruzó la acera y echando gritos se escuchó: “Ya llegó Ríos Galeana, soy su padre hijos de la chingada”.

Fue el mismo jefe de la policía quién lo calificó como el “enemigo público número uno”, y es que también se hizo célebre también por sus fugas. En 1983 lo capturaron en Hidalgo e ingresó en la prisión estatal, de donde escapó meses después. Hacia 1984 se le volvió a detener en la CDMX, pero escapó de Santa Martha Acatitla. Un año después fue recluido en el Reclusorio Sur.

elMasBuscado (4)

Soy muy inteligente y mi captura no fue por error, sino por un chivatazo de uno de los elementos de mi banda. Cuando salga de la cárcel creo que continuaré con mis actividades delictivas.

Era considerado un psicópata con rasgos histriónicos, le fascinaba ser el centro de atención en los robos. Estuvo tres veces en prisión, así como entraba salía sin mayor problema, haciendo gala de sus exitosas fugas. En una intervención en la televisión, el comentaba que para hacer lo que él hacía sólo se requería de inteligencia y nada más. En su última fuga del reclusorio sur, en el año de 1986 un comando armando lo ayudó a salir de la cárcel utilizando un granadazo en la reja de prácticas, abriendo un boquete y encañonando a los custodios. Fue algo espectacular, clásico de una fuga de cine.

PASIONES ESCONDIDAS

Ríos Galeana obtenía botines por cerca de mil millones de viejos pesos. Pero el dinero no lo era todo, también le gustaba la fama. Su pasión era cantar, e intentó ganar reconocimiento como intérprete de canciones rancheras. Grabó 1 LP y 3 sencillos más, hacía presentaciones en palenques y centros nocturnos, enmascarado y vestido de Charro. La gente enloquecía al oírlo cantar, sin imaginar que debajo del traje estaba el capo más grande de México.

elMasBuscado (2)
elMasBuscado (3)

Finalmente, en el año 2005, Ríos Galeana cometería su mayor error al intentar renovar su permiso de conducir en los Estados Unidos. Su huella digital puso en alerta a las autoridades. Al investigarlo, el sheriff local notó que había algo falso en su documentación, por lo que le pidió que regresara al día siguiente. Como no lo hizo, optó por detenerlo. De inmediato envió a la PGR una copia de las huellas digitales, la fotografía y la firma que colocó en la licencia para conducir, y al cotejarlas con los archivos policíacos se descubrió su verdadera identidad. Con todo y las cirugías plásticas a las que se había sometido para alterar su apariencia y verse más joven. El 12 de julio llegó al Distrito Federal, y posteriormente ingresó a la cárcel de máxima seguridad del Altiplano, para cumplir una condena de 25 años de prisión.

Joyas, dinero, fama, discos, y el pasar a la historia como el asaltabancos más prolífico del país. Yo solo quiero vivir, vivir y vivir bien y disfrutar la vida como lo hacen mis patrones.
– Alfredo Ríos Galeana.

1215 Total 1 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>