EL SUICIDIO MÁS HERMOSO DEL MUNDO

0

Por David Rivera Bautista

Una mujer se encuentra apacible sobre una limusina destruida. Pareciera que está recostada sobre el automóvil, durmiendo pacíficamente. Sin embargo, la realidad es otra. La mujer, identificada después como Evelyn McHale se había lanzado desde el Edificio Empire State, cometiendo suicidio. No obstante, y sin sonar alarmista, lo impresionante de este hecho fue que tuviera un semblante lleno de paz y tranquilidad, sin ningún rastro de violencia tras el impacto que recibió contra el coche.

Cuatro minutos después del incidente, un estudiante de fotografía llamado Robert Wiles capturó este momento, tras haber escuchado un estruendoso ruido y acercándose para observar el cuerpo pacífico de Evelyn. Así, esta fotografía quedó marcada para siempre como una de las más icónicas en toda la historia. Fue tanto el impacto que la revista Life decidió incluirla en una de sus ediciones, titulándola “El Suicidio Más Hermoso del Mundo”

Suicidio (después de que se menciona al fotógrafo)

Sin embargo, como es la naturaleza del ser humano, este hecho despierta interés sobre quién era la mujer que cometió suicidio y qué motivos la inclinaron a realizar este acto.

La verdad es que se sabe poco sobre Evelyn McHale. Originaria de California, pero residente en Nueva York, tenía 23 años al momento de su muerte y estaba comprometida con un exsoldado de nombre Barry Rhodes, quien vivía en Pensilvania. La boda estaba prevista para junio de ese mismo año.

El 30 de abril, tomó un tren para visitar a su prometido y celebrar su cumpleaños número 24, regresando a Nueva York al día siguiente a las 7 de la mañana. De acuerdo a las declaraciones de Barry Rhodes, su prometida parecía contenta y normal cuando se vieron un día antes, por lo que jamás le pasó por su mente lo que cometió.

Cuando Evelyn llegó a Nueva York, se dirigió al Hotel Governor Clinton, donde escribiría una nota de suicidio. Cabe recalcar que las líneas que le dedicaba a su prometido y en el que hablaba sobre la boda estaban tachadas.

 “No quiero que nadie, sea o no de mi familia, vea mi cuerpo, ¿podrían incinerarlo? Les ruego que no organicen ningún funeral o acto en mi memoria. Mi prometido me pidió que nos casáramos en junio. No creo que yo pueda ser una buena esposa para nadieEstará mucho mejor sin mí. Tengo muchas de las tendencias que tenía mi madre, pregúntenle si no a mi padre”.

Suicidio (después de la nota de suicidio)

Lo que parece ser una historia llena de belleza y paz resulta, resulta más bien perturbador. Sí, la fotografía podrá transmitir tranquilidad e incluso añoranza, pero tras conocer la historia, solo transmite tristeza. Las razones por las que Evelyn McHale saltó del edificio jamás podrán ser esclarecidas, serán solo deducciones y especulaciones sobre la situación por la que estaba pasando realmente Evelyn, pero la intriga, el misterio de lo que sentía y/o tenía en aquel momento que la llevó a quitarse la vida, causan una conmoción que no es posible describir con palabras.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí