Compartir,

Posted in:

LOS LIBROS ENVENENADOS DE DINAMARCA

Un secreto mortal en una biblioteca

Por Francisco J. Ruiz

Hablar de libros envenenados suena como una historia fantástica. Algunos quizá se acuerden de sus clases de secundaria cuando los profes lo hacían leer En nombre de la rosa del gran Umberto Eco. Pero no, esta noticia no forma parte de una trama de misterio o de un plan malévolo para frenar la lectura. O eso creemos.

¡SÍ, LOS LIBROS ENVENENADOS REALMENTE EXISTIERON!

Investigadores de la Universidad del Sur de Dinamarca descubrieron recientemente que algunos de los libros de los siglos XVI y XVII en su colección de la biblioteca guardan un secreto mortal. Utilizando una técnica de imágenes de rayos X de alta energía, descubrieron que las cubiertas de algunos volúmenes se elaboraron usando un pigmento verde mezclado con arsénico.

El análisis de tres libros de los siglos XVI y XVII mostró que las cubiertas estaban hechas de fragmentos de manuscritos medievales reciclados, como es bastante común entre ciertos libros de esta época. Los investigadores querían ver si era posible leer e identificar los textos latinos originales. Sin embargo, el texto estaba oscurecido por una gruesa capa de pintura verde, por lo que se dirigieron al laboratorio y utilizaron una técnica conocida como análisis de fluorescencia de rayos X (micro-XRF) para examinar y ver lo que había debajo.

librosEnvenenados

¿Qué descubrieron?

Para su sorpresa, el análisis reveló inadvertidamente que la pintura verde era, de hecho, arsénico. Más precisamente, creen que el pigmento que contiene arsénico podría ser “verde de París”, que es triarsenito de acetato de cobre (II) o “verde esmeralda”, también conocido como acetoarsenita de cobre (II).

El arsénico es particularmente peligroso porque su toxicidad no disminuye con el tiempo, incluso después de que hayan transcurrido los siglos. Si las concentraciones elevadas de estas sustancias terminan en el cuerpo, puede provocar diarrea, vómitos, sangre en la orina, calambres musculares, pérdida de cabello, dolor de estómago y convulsiones.

Este elemento químico se encuentra entre las sustancias más tóxicas del mundo y la exposición puede conducir a varios síntomas de envenenamiento, el desarrollo de cáncer e incluso la muerte.

A pesar de sus propiedades tóxicas, es común encontrar arsénico presente en un gran número de pinturas antiguas, decoraciones, papel tapiz y textiles.

¿Por qué usaban arsénico?

En el caso de los libros analizados, el pigmento no se usó con fines estéticos. Un motivo plausible para su aplicación en el siglo XIX podría ser el protegerlos contra los insectos y las alimañas.

¿Qué harán con los libros envenenados?

Los bibliotecarios trasladarán los libros envenenados a un gabinete ventilado especializado para digitalizarlos y de esta manera minimizar el contacto físico con ellos en el futuro.

NO HAY DUDA, LA REALIDAD SUPERA A LA FICCIÓN.

FUENTE: IFL SCIENCE
#·: libros veneno Dinamarca arsénico

794 Total 3 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>