El Primer Trasplante de Cabeza

0

PRAVIA 22 (marzo – abril 2016)

Por: Juan Manuel López

Aún recuerdo cuando era pequeño y veía en la TV películas de ciencia ficción donde al protagonista se le hacía un trasplante de cara, ojos, órganos, etcétera, y en otras donde las partes del cuerpo son cambiadas por estructuras metálicas, convirtiéndose en un humano-robot o humanoide. Pero era solo eso, ficción; cosas no reales que el humano pretendía realizar para la creación de una nueva raza de superhumanos y asegurar la supervivencia de nuestra raza en la Tierra.

Con el avance de la tecnología y la medicina, poco a poco estas cosas fueron siendo posibles, a tal grado que ya podemos leer sobre el primer trasplante de cabeza programado para el año 2017, el cual marcará la biomedicina moderna de por vida.

El trasplante de cabeza es una operación quirúrgica que implica el injerto de la cabeza completa de un cuerpo a otro, es decir, este trasplante implica decapitar al paciente. Suele confundirse en ocasiones con otra operación hipotética: el trasplante de cerebro, aunque realmente no tiene nada que ver.

Sergio Canavero, responsable del desarrollo de un revolucionario método para el trasplante de cabezas humanas, había realizado tal procedimiento sólo en algunos animales como perros, ratas y monos, siendo éste último muy llamativo para los críticos de su investigación, ya que en 1970, el científico estadounidense, Robert White, también realizó un trasplante de cabeza a un chimpancé, pero no logró conectar de nuevo la médula espinal y el primate murió a los 9 días.

No se ha sometido a ningún un humano a tal procedimiento, pero es Canavero quien programó el primer trasplante de cabeza humana, esto, para el mes de diciembre del 2017. El médico de Grupo Avanzado de Neuromodulación de Turín, en Italia, menciona que “debido a que la tecnología medicinal ha avanzado tanto, es posible volver a unir una médula espinal cortada”.

Es Valery Spiridonov, programador ruso de 31 años a quien se le realizará el cambio de cabeza. Valery padece parálisis de Werdnig-Hoffman, la cual trata de una enfermedad neurodegenerativa que afecta la región del cerebro vinculada a las funciones motoras. Cabe mencionar que los niños diagnosticados con esta enfermedad tienen un desarrollo cognitivo perfectamente normal, aunque en la mayorìa de los casos mueren antes de los dos años de edad.

«Tengo que hacerlo porque no tengo muchas opciones. Mi decisión es definitiva, y no pienso cambiarla», afirma Valery.

La cirugía tardará alrededor de 36 horas con ayuda de aproximadamente 150 médicos auxiliares y tendrá un costo superior a los 15 millones de dólares.

Según Sergio Canavero, un año es suficiente para verificar todos los cálculos científicos y completar todo el procedimiento. «No hay prisa. Sin duda, la operación se realizará cuando el doctor y los expertos estén un 100% seguros de su éxito», concluyó, en una entrevista para Fox News.

El proceso es teóricamente rápido, que consta de:

  • El cuerpo del donador debe ser enfriado para mantener las células vivas.
  • En el quirófano, se debe cortar la cabeza y la médula espinal de ambos cuerpos.
  • Unir la cabeza y la espina dorsal al cuerpo del donador.
  • Acto seguido, la parte más complicada: unir las terminaciones nerviosas entre el cerebro y la médula del paciente y el nuevo cuerpo receptor. Para ello, se realiza empleando una sustancia química llamada Polietilenglicol (PEG)
  • Luego se unen los vasos sanguíneos y los músculos del cuello y el trasplante está terminado.

Lo más largo es el postoperatorio, en el cual el paciente debe permanecer casi un promedio de cuatros semanas en un coma inducido, esto, para evitar algún tipo de movimiento. Además de implantarse algunos electrodos en la espina dorsal para la creación de nuevas conexiones nerviosas.

Si bien cualquier persona podrá hablar y mover la cabeza tan pronto abandone el estado de coma y tras una fisioterapia de varios meses podrá caminar hasta al menos un año después de la intervención quirúrgica. Aunque también advierten los investigadores que existe, como en cualquier trasplante, un alto riesgo de rechazo entre el paciente y el donador.

El experto aseguró que, a través de un cuerpo donado, cualquier paciente podrá combatir distintos tipos de cáncer y degeneraciones nerviosas, además de crear un retraso en la muerte bastante considerable.

Aunque la técnica parece estar completamente desarrollada, es cierto que el anuncio desató la controversia en sectores sociales y profesionales, que cuestionan el proceso desde un punto de vista ético y también técnico.

*La operación se realizará en la navidad de 2017 en China, con un costo de casi 20 millones de dólares y con la intervención de 150 expertos.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí