PAPA FRANCISCO

0

PRAVIA 11 (mayo – junio 2014)

Por: María Padilla.

Al frente de la Iglesia Católica está un hombre que ha roto protocolos al cargar niños, consolar ancianos y recibir banderas. Hace un año que el mundo tuvo por primera vez un “Papa del Nuevo Mundo”. Francisco.

Desde que dio inicio su papado, en abril del 2013, Francisco ha sido un Papa diferente: es el primer latinoamericano en el puesto y él llegó con un objetivo, el de crear una iglesia coherente con el evangelio.

Gracias a esto Francisco no sólo se ha ubicado bajo de la lupa de los creyentes, sino del resto del mundo, pues es una persona dispuesta a aclarar, a romper esquemas y sobre todo a abordar temas del mundo actual.

Llegó con la misión de hacer lo que no hicieron sus dos antecesores: ver por los pobres, la justicia y los derechos humanos. Partiendo de ahí quiere revitalizar la Iglesia, pues aunque es un jefe conservador (al ser un jefe religioso), él percibe la necesidad de cambio que existe.

Las modificaciones que realizó desde un principio fueron, no sólo para sí mismo, sino para todo el Vaticano. Desde sus primeros días designó a 8 cardenales, la mayoría de mentalidad abierta (7/8), para reformar la Iglesia a nivel global redefiniendo doctrinas y dogmas católicos, ya que ésta debe adecuarse a “los nuevos tiempos”, y el cambio inició en casa, creando dos organismos para eliminar la corrupción y sanear las finanzas en el Vaticano, las cuales por primera vez son reveladas. En lo personal también hubo detalles simbólicos que ayudaban a crear congruencia entre lo que dice y su representación para los fieles: cambió su residencia del Palacio Pontífice a una austera residencia de peregrinos, desechó los lujosos vehículos (sí, el Mercedes papal lleva unos meses guardadito), los hábitos costosos, los anillos de piedras preciosas y sigue usando la misma cruz de hierro en lugar de la tradicional de oro.

Son muchos los cambios que ha hecho un hombre en tan poco tiempo, pero lo que más ha impactado son sus declaraciones, ya que es una persona que ve a todos como iguales, a pesar de que estos vayan en contra de ciertos dogmas que hasta él mismo considera poco tolerantes. Lo primero que hizo fue reconocer que en el pasado la Iglesia fue muy dura al juzgar a quienes consideraba inmorales o pecaminosos. Francisco hoy se opone a juzgar.

“Nuestra iglesia es lo suficientemente grande para heterosexuales y homosexuales, para la pro-vida y pro-elección, para conservadores y liberales… hasta los comunistas son bienvenidos”. Mencionando el tema de la homosexualidad también declaró que “si uno es gay y busca al Señor con buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?”.

Otro tema que causó controversia fue su opinión sobre el resto de la religiones, asegurando que todas son verdaderas, pues no importa que adoremos en una Iglesia o una Mezquita, que lo llamemos Dios, Alá  o Krishna, pues a través de sus actos es cuando alguien se convierte en un  personaje activo en la redención de la humanidad.

La Biblia fue un tema del cual el Papa también habló, pues dijo a que a pesar de ser un hermoso libro sagrado, como todas las grandes obras algunos de sus pasajes son anticuados y que el infierno y Satanás son sólo un recurso literario. “La iglesia ya no cree es un infierno literal, donde la gente sufre. Esta doctrina es incompatible con el amor infinito de Dios”. Él asegura que el verdadero mal se manifiesta en el racismo, la intolerancia, la persecución religiosa y fanatismos de toda índole.

A pesar de que muchos veamos a esta persona como alguien que viene, no solo a reivindicar a la Iglesia, sino como un símbolo de paz y tolerancia para la humanidad, el Papa Francisco ya ha sido objeto de fuertes críticas recibidas por parte de tradicionalistas y conservadores, viéndolo como una persona que promueve una “fe diluida”,  como es el caso del Cardenal Arinze de Nigeria, quien ha declarado que Francisco es un hereje y que no es un Papa válido.

También debemos tomar en cuenta que lo que está en juego en toda esta revolución no es sólo el futuro de la iglesia católica, sino esos equilibrios de poder donde están mezclados no solo intereses de carácter religioso, sino político, económico y geoestratégico que rebasan las intenciones del Papa.

Independientemente de todo esto hay que reconocer el valor y la congruencia con la que este hombre ha sabido vivir en plena humildad sentado en una de las sillas más poderosas; una persona que ha pesar de ser responsable de que la iglesia haya perdido algunos fanáticos de mente estrecha, ha sabido ganar la amistad del mundo, razón por la cual recibió el título de “Hombre del Año” por la revista Time.

Más allá de un Papa…

  • Fanático del Club Deportivo San Lorenzo de Almagro.
  • Portada de diferentes revistas como TIME, Rolling Stone, Vanity Fair, entre otras.
  • Subastó una motocicleta con su firma.
  • Pope Francis fue el nombre más buscado en Internet en el 2013
  • Rompió récord en redes sociales, no solo por seguidores sino por la cantidad de retweets que tuvieron sus mensajes.
  • Franceso es el nombre más popular entre los bebés de Italia.
  • “Efecto Francisco”: no practicantes que han regresado a misa y han vuelto a confesarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí