VINCENT VAN GOGH

0

PRAVIA 0

Por: Francisco Yáñez

Es considerado el mejor pintor holandés después de Rembrandt, a pesar de haber vivido pobre y prácticamente desconocido toda su vida.

Vincent Willem van Gogh nació el 30 de Marzo de 1853, en Zundert, Países Bajos. Pintor post impresionista, llenó de color el arte del siglo 20 con pinturas emocionantes, vivas y grandes. Tuvo serios problemas mentales, tan así que murió a los 37 de una herida auto-infligida por un escopetazo.

Su padre Theodore era un austero pastor protestante, y su madre Anna Cornelia era una artista que le pasó su amor por la naturaleza, el dibujo y las acuarelas a su hijo. Nació exactamente un año después de que el primer hijo de los van Gogh, también llamado Vincent, naciera muerto. Esto afectó su niñez, al saber que su nombre y cumpleaños coincidían con los de la lápida de su hermano muerto.

Cuando tenía 15, su familia estaba en problemas financieros, así que tuvo que dejar la escuela y meterse a trabajar. Consiguió un trabajo en la Galería de Arte de un tío, Goupil&Cie. en La Haya. Ya para ese entonces dominaba el francés, alemán, inglés además de su natal holandés.

En junio de 1873 fue transferido a la Galería Groupil de Londres. Se enamoró de la cultura inglesa, y pasaba su tiempo libre visitando galerías y leyendo a Dickens y a Eliot. También se enamoró de la hija de la dueña de donde vivía. Cuando ella rechazó su propuesta de matrimonio sufrió un fuerte golpe. Tiró todos sus libros, excepto la Biblia y tomó una actitud molesta en el trabajo, diciéndoles a sus clientes que no compraran ese ‘arte sin valor’, por lo que fue despedido.

Había crecido en una familia religiosa, pero en este tiempo consideró fuertemente dedicar su vida a Dios. Así que estudió y se preparó para convertirse en pastor, pero se negó aprender latín, idioma que consideraba ‘muerto y de pobres’. Así que mejor, decidió ir de voluntario a una mina en el sur de Bélgica, un lugar al que enviaban a predicadores como castigo. Mientras sermoneaban y visitaba a los enfermos, comenzó a dibujar a los mineros y sus familias. A la gente no le agradaba su presencia ni su estilo de vida que parecía el de un mártir, así que después de 22 meses, se le negó un nuevo contrato y tuvo que buscar algo más.

De esta manera, decidió regresar a Bruselas en 1880 para convertirse en artista. A pesar de no tener estudios formales ni experiencia, su hermano Theo, un comerciante de arte, decidió apoyarlo financiera mente.

Van Gogh, siempre buscó el amor de mujeres con problemas. Creía que podía salvarlas. Se enamoró de su prima viuda Kate, quien al saberlo huyó hacia Amsterdam. Cuando se mudó a La Haya, se enamoró de una prostituta alcohólica, Clasina Hoornik, quien se convirtió en su amante, modelo y compañera. Todo iba bien hasta que regresó a la prostitución, lo que deprimió a Vincent. En 1882 su familia le pidió dejar a Hoornik o le cortarían el dinero. Así que se fue a Drenthe, un distrito desolado de Holanda. Las siguientes seis semanas, las pasó de nómada por la región, pintando paisajes y su gente.

Su arte lo mantenía en balance emocional. En 1885, comenzó a trabajar en su primer gran trabajo Potato Eaters. Su hermano, Theo, que ya vivía en París, consideró que no tendría éxito en la capital francesa donde la moda era el impresionismo. Aún con esto, Vincent decidió ir y visitar a su hermano.

Al principio, le cautivó el color y la luz del impresionismo parisino. Comenzó a estudiar y frecuentar a Tolousse-Lautrec, Pissarro y otros. Ahorraban dinero siendo sus propios modelos. Van Gogh era muy apasionado por su arte, y constantemente discutía con otros pintores, adentrados en bastante ajenjo y enajenándolos cuando ya no querían discutir.

Vincent se influenció entonces del arte japonés, así que comenzó a estudiar su filosofía y forma de vida. Soñaba con viajar allá, pero Tolousse-Lautrec le dijo que la luz de Arles era igual a la de Japón. En 1898 tomó un tren al sur de Francia. Vincent soñaba con crear una asociación de pintores, que vivieran y trabajaran juntos, así que se mudó a una pequeña casa amarilla. La renta era barata y los cuartos llenos de vida. Gastaba su dinero en pintura en vez de comida. Vivía tan solo de pan, café y absenta, lo que provocó que comenzara a sentirse raro y delirante, pues comía hasta pintura. Theo temía por la vida de su hermano, así que hizo un trato con Paul Gauguin, un amigo de Vincent de París. Le ofreció una pequeña cantidad para que fuera y viviera en la pequeña casa amarilla de Vincent. Al mes de su llegada, los dos se la pasaban peleando y una noche Gauguin decidió salirse de la casa. Caminó un rato, hasta que escuchó pasos detrás de él. Volteó y vio a Vincent sosteniendo una navaja. Se quedaron viendo y de repente, Van Gogh volteó y corrió hacia la casa. Un par de horas después, Vincent fue al burdel local, a llevarle un obsequio a una prostituta llamada Rachel. Con sangre escurriendo de un lado de su cabeza le entregó su oreja mientras le pedía “mantén este objeto cuidadosamente”. La policía lo encontró en su habitación y decidieron meterlo al hospital. Theo llegó en Navidad para ver a su hermano, quien estaba débil por la pérdida de sangre y tenía arranques violentos. Al salir en enero, Vincent estaba solo y deprimido. Buscando esperanza regresó a la pintura y a los paisajes pero no encontró paz, por lo que volvió al hospital. Pintaba en su casa amarilla de día, y en la noche regresaba al hospital.

Después de que la gente Arles firmara una petición donde decían que Van Gogh era peligroso, decidieron internarlo en el manicomio de Saint.-Remy. Theo tenía reservados dos cuartos en el manicomio para Vincent. Uno sería su estudio y el otro su vivienda. El 8 de mayo de 1889, comenzó a pintar los jardines del lugar. Le escribió “Querido Theo, vivo lleno de remordimiento, pues mi trabajo no está en armonía con lo que quisiera estar haciendo.“ En noviembre, por fin fue invitado a exponer su trabajo en Bruselas, junto con Renoir y Cezanne. Envió seis pinturas, una de ellas fue “La Noche Estrellada”, pintura inspirada por un sueño, pues las estrellas luminosas siempre lo hacían soñar. Pensaba que así como tomas un tren para ir a algún pueblo, tomamos a la muerte para ir a una estrella.

En enero de 1890 Theo y su esposa tuvieron un hijo que llamaron como su hermano. En este tiempo, pudo vender “El Viñedo Rojo” en 400 francos.

En Julio salió a pintar como cualquier otro día. Excepto que llevaba una escopeta. Se disparó en el pecho, pero la bala no lo mató. Lo encontraron sangrando en su cuarto. Los doctores lo enviaron con Theo, y pasaron los siguientes días platicando, hasta que Vincent le pidió a su hermano que lo llevar a casa. El 29 de julio de 1890 a la 1:30, Vincent murió en los brazos de su adorado hermano. Tenía tan solo 37 años.

Al año siguiente, la esposa de Theo juntó 71 de las obras de Vincent y las presentó en una galería en París, donde tuvo un éxito tremendo. Su madre vivió el tiempo suficiente para ver que su hijo era un gran y exitoso artista.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí