Compartir,

Posted in:

AFROdisiacoMAN: se te sube a la cabeza.

PRAVIA 24 (Julio – Agosto 2016)

Por: Esther Bedolla Aceves

“Afrodisiacoman” recibe un paquete a su puerta; un conocido y ansiado remitente de nombre Afrodita la diosa, ¿lugar de procedencia? Grecia. Al abrir la pequeña caja, revela un frasco de veneno, ¿sus ingredientes? los descubrirás a continuación, ¿su efecto? el calor intenso de la pasión y la seducción.

El tema de los afrodisíacos satura los artículos de revista, las recetas y juegos de alimento en la cama, los hemos leído mucho, tanto que ya no sabemos qué es, para qué, o cuál se usa con cuál, y terminamos comiendo tanto “disque afrodisiaco” que a mitad de la noche romántica nos encontramos con panza inflada y la libido confundida.

Aquí los sacamos de la duda dividiendo a Afrodita, la diosa que inspiró el término afrodisiaco, en cuatro categorías que te harán repensar lo que ya has leído sobre este tema en el pasado.

La mal pensada. El plátano, pepino, almejas, ostiones, la fresa, el kiwi, entre otros. Estos afrodisíacos son considerados como tal, sólo por su forma anatómica tan parecida a los órganos sexuales, hay culturas que creen que si se provoca a la presa con la imagen visual de la estimulación genital, le llevará al deseo sexual.

La sentida. Hay otra categoría de afrodisíacos considerado psico-sensoriales, que son difíciles de enlistar ya que dependerá de la asociación psicológica personal, lo que provoque cada cual, en otras palabras, el olor de cierto perfume me puede recordar a la relación amorosa más importante en mi vida, por lo que en el futuro relacionaré ese olor con un intenso deseo sexual sea quien sea que lo use. De la misma manera funciona en algunas personas con otros olores comunes como la vainilla, el coco y las rosas. Y no sólo con olores, esta categoría de afrodisíacos incluye todos los sentidos: los sonidos, las imágenes, las texturas.

La tradicional. Las creencias pueden ser más poderosas que cualquier deseo personal, hay ideas tan arraigadas de generación en generación que se quedan grabadas en los genes, cosa que si en un milenario principio no era a ciencia cierta una realidad que, por ejemplo, los mariscos provocarán excitación sexual, las generaciones que le continuaron misteriosamente comían mariscos y se sentían sexualmente excitados. ¡Vaya que la mente ancestral es poderosa! Algunos de estos alimentos “mágicos” alrededor del mundo son: el guaraná, la maracuyá, el ginseng, el semen de animales, el borojó, por mencionar pocos de los miles conocidos alrededor del mundo.

La sustanciosa. No se desanimen, no todos los afrodisíacos son placebos como en las categorías anteriores, hay sustancias que elevan la dopamina en el sistema nervioso central; la testosterona y hormonas afines y la hormona estimulante de los melanocitos que es aquella que provoca el estado de celo. En esta categoría entra el popper (nitrito de alquilo), los productos que contienen bremelanotide, la feniletilamina (componente del chocolate), la yohimbina proveniente de la raíz africana, la orquídea satirión y la inigualable raíz asiática, mandrágora.

Ya ves, entonces, no dejes que el afrodisíaco se te suba a la cabeza, crea tus propios escenarios sexuales, con los aromas, texturas y sabores que a tu pareja y a ti te estimulen y olvídate de aquellos que te juran y aseguran harán milagritos.

Sensual Play

www.sensualplay.mx

facebook.com/sensualplay

304 Total 1 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>