COJO, LUEGO EXISTO

0

PRAVIA 13 (septiembre – octubre 2014)

Por: Esther Bedolla Aceves.

Nuestro cuerpo tiene un punto exacto donde se localiza el sexo: el hipotálamo. Tiene el tamaño aproximado a la de una cereza y su peso llega a poco menos de una onza. Es la parte del cerebro que lleva el control de las emociones, el latido del corazón y la presión sanguínea. Es donde las hormonas y la testosterona actúan para mandar ese cosquilleo de cachondeo a nuestros órganos sexuales.

No te parecerá sorprendente saber que el hipotálamo masculino es más grande que el femenino. Los hombres tienen 20 veces más testosterona, eso explica por qué los hombres lo piensan, lo hacen, lo miran y lo viven todo a través del ojo del sexo. Como su estímulo es mucho más fácil de activar y desactivar, es sencillo para ellos estar preparados para el sexo en cualquier situación, lugar y momento.

En cambio las mujeres tienen considerablemente menos testosterona que viaja a un hipotálamo más pequeño, lo que provoca que su deseo sexual requiera más que un impulso y de no  estimularse puede apagarse con facilidad. Toooodo queda más claro ahora ¿no?

Pero mujeres no envidien a los hombres por esto, la testosterona masculina disminuye conforme pasan los años y la libido femenina crece con los años. Eso sí, el hombre es igual de caliente su vida entera; le llamarán “puberto calenturiento” hasta convertirse en un “viejito rabo verde”, lo que disminuye para el hombre con los años es su desempeño.

Con esta explicación, la solución a las diferencias durante el sexo parece simple:

Hombres, dediquen el tiempo necesario para prender esa mecha y mantenerla encendida hasta el final del encuentro sexual, porque a diferencia de ustedes, ellas requieren de estímulos para hacer correr el deseo.

Mujeres,¡los hombres ya están prendidos! No necesitan una cena romántica, ni poemas, ni velas, sólo tienen que hacer el encuentro divertido, usen su imaginación y conviertan el sexo en una fantasía tras otra.

Quizá estos tips puedan ayudar a ambos:

Juegos de rol. Antes de hablarte sobre lo que provocan los disfraces en él, te digo lo que provocará en ella; la desinhibe permitiéndole hacer cosas que regularmente no se animaría a hacer, transformándose en un personaje con un sinfín de posibilidades, historias y peticiones sexuales muy “kinkys”. En los hombres creará visualmente una sensación de prohibido, descubrirá a una mujer totalmente nueva y diferente.

Incrementar la sensación. Recurrir a productos que incrementen  las sensaciones naturales del cuerpo es ampliamente recomendable para una experiencia única. Lubricantes de sabores, cremas estimuladoras del clítoris, cremas retardadoras del orgasmo, bombas para el pene, entre otras.

Juguetes XXX. Látigos, máscaras, esposas, pezoneras, anillos vibradores, balas, dildos… uuuff puedo seguir y seguir dando ejemplos, la realidad es que el mercado de juguetes sexuales es vasto y no discrimina fetiches, así que no les costará trabajo encontrar algo que pueda divertirle a ambos.

Tu casa o la mía. No puedo mentirles, poner velitas y aventar un calzón a la lámpara para hacer más romántica la luz de la recámara, tarde o temprano se vuelve monótono. Lo ideal es encontrar sitios nuevos que sean neutrales. León es una de las ciudades del país con más moteles y hoteles de paso. Las opciones son numerosas y te sorprenderá lo lujoso y romántico que pueden ser.

Profundo, pornográfico, espontáneo, prohibido, sabroso, loco, exótico, compulsivo, extremo, pervertido, obsesivo o misterioso… el sexo es divertido, disfrútalo.

http://www.sensualplay.mx/

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí