Juguetes que van muy en serio

0

PRAVIA 23 (Mayo – Junio 2016)

Por: Esther Bedolla Aceves.

Por algún tabú o razón anticuada, los juguetes sexuales en la sociedad son tomados como broma. Aún en películas vemos el chiste del tipo raro que sale con disfraz sado-masoquista dando chicotazos al aire, o el hijo más pequeño que encuentra el inmenso dildo que escondía la mamá y lo usa para jugar a las espaditas. Lo hemos visto miles de veces pero nos seguimos riendo, ¿Por qué? ¿Es risa incómoda, desconocimiento o pena? Lo triste es que gracias a estos estereotipos es difícil proponer a la pareja una de estas actividades sexuales sin que recibamos la mortal mirada de “¿What?”.

Hemos avanzado tanto como sociedad pero inexplicablemente seguimos tachando el sexo como algo sucio, pícaro y bueno para el chiste y albur. Aunque lo parezca, creo que no todo está perdido en la humanidad, y estas creencias sobre los juguetes sexuales deberán cambiar, si cambiamos cada uno en lo particular.

Aquí te doy unos consejos para ayudarte a traer ciertos productos a la alcoba sin recibir una risita incómoda o hasta un rotundo NO por parte de tu pareja.

Allá en la fuente, había un chorrito. La industria de la impotencia sexual es vasta y efectiva, pero el 45% de las soluciones a la eyaculación precoz y problemas de erección no se pueden esconder a la pareja, al contrario se utilizan visiblemente durante la actividad sexual: bombas, fundas, cremas y accesorios. Si es un problema que afecta a la pareja, deberás atacar el problema en pareja. La forma más sencilla para abordar este tema es con la seguridad de un semental: “no es porque no puedo, es porque quiero más”. Esto te dará la seguridad que necesitas para usar estos productos a ojos de tu acompañante sin sentirte equivocadamente mal.

Buenas vibras. No es casualidad que existan tantos juguetes para adultos que tengan la característica de vibrar, la sensación de vibración es única y divertida. Si has de empezar por un juguete en la cama, empieza por uno que vibre. Tu acompañante no podrá refutar nada porque el humano es incapaz de vibrar o siquiera simular el movimiento vibratorio con su cuerpo, así que con un juguete como éste la pareja no se sentirá sustituida, se sentirá extra estimulada y tú también.

Herramienta masculina. Los dildos no son “consoladores” para chicas solitarias, solteras o amas de casa. Son un accesorio en pareja, el dildo puede ser introducido al juego no como un sustituto del hombre, sino como un tercer participante, un extraño en casa que no generará celos o engaños como sucede en los tríos. Manéjalo de esta manera y este juguete de infinitas formas y tamaños será ese uff que cambie la experiencia de la noche.

Cueros y cosquillas. Mr. Grey nos ayudó a quitarle el cliché a los juguetes de piel, (gracias por eso). Los juguetes sado, toman su lugar en el status alto y salen del sucio sótano. Su fabricación se hace con alta elegancia y los mejores materiales, lo que te ayudará a usarlas sin tabú ni broma. No todo son golpes y sufrimiento, de hecho en su mayoría son estimuladores de sensaciones desde las más leves como las cosquillas, hasta las más intensas como los apretones. Tu pareja y tú, querrán no sólo volverse usuarios sino coleccionistas.

Lubricación. Sea cual sea el juguete que elegiste, los anteriores consejos te ayudarán y si además de eso usas un buen lubricante como cómplice, cualquier idea sexual entrará más suave, literalmente. Los lubricantes en sus diferentes presentaciones; líquido, gel, comestible, de temperatura, etc. Son básicos en el mundo del sexo placentero.

Ya no es cosa de broma ni juego de niños, los juguetes vienen con todo y no aceptan un no como respuesta.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí