POR UNA NUEVA CULTURA DEL PLACER

1

Por Verónica Palomo Martínez

Más allá de lo sexual, el placer es parte de nuestra vida, y para disfrutar es necesario conocer y reconocer lo que nos lo causa para enseguida darnos permiso de manifestarlo.

El placer es uno de los múltiples objetivos que tiene el contacto sexual pero no es exclusivamente sexual, es de muchos tipos, se obtiene y vive en muchos contextos, el asunto es, que al final lo relacionamos con lo sexual, específicamente con el contacto físico o bien, si éste falta, se minimizan las demás vivencias placenteras.

Existen diferentes tipos de placer, como: físico (lo recibido por los sentidos), psíquico (recuerdos, fantasías, pensamientos), estético (observar la belleza), intelectual (adquirir más conocimientos), lúdico (al jugar), emotivo (amistad, amor, afectos) y de la contemplación (observar algo asombroso).

placer

Con estas variedades, podemos descubrir cómo el placer sexual es parte del físico y se complementa con los demás en mayor o menor intensidad.

En el momento que percibimos algo como placentero, nuestro organismo secreta sustancias como: serotonina, dopamina, oxitocina y endorfinas; las cuales son generadas naturalmente ante diversos estímulos pero cuando una persona se acostumbra a la sensación que le causan, existe una “saturación” porque se ha habituado, sintiendo una baja en la sensación de placer. Por ello cuando se conoce algo muy placentero, poco a poco deja de serlo, empezamos una nueva búsqueda y ante algo novedoso, el placer reaparece con sensaciones más impactantes porque son desconocidas.

El placer antes conocido se puede convertir en frustración y anhelo, puesto que ya no cumple su función básica; he aquí lo importante de explorar constantemente el mundo, tus sensaciones, emociones, para que tu repertorio de placer se aumente y no para que requieras sustituir constantemente aquello de donde lo obtienes.

El hedonismo es una práctica en donde se busca la felicidad y satisfacción a través del placer inmediato;

el placer

éste se convierte en la principal finalidad de la existencia, ya que se maximizan los placeres y minimiza el dolor. Desear sentir placer es positivo, el problema surge cuando con éste se quieren evitar emociones, evadiendo la gama de sensaciones y emociones que existen en el ser humano y más el dolor, tristeza, miedo, enojo; por ello se requiere equilibrio, lo que implica darse el permiso de experimentar, dejarse sentir y vivir lo que cada emoción causa y esto está muy presente en la vivencia diaria e incide en la sexualidad y el placer sexual.

Por desgracia, se ha considerado que el placer está censurado por diversas instituciones pero ésta es una idea, un mito muy extendido, creído y adoptado sin cuestionarlo; realmente las instituciones están a favor del placer, por ejemplo: en las religiones, el placer está presente en los actos de caridad, en los encuentros con el “Ser Superior” en el que creen, actos de misericordia, en la fe.

Más bien, lo que se ha hecho es politizar el placer, regulándolo a conveniencia, haciendo que parezca más exclusivo para quienes buscan tener poder, reconocimiento, estatus y cualquier cosa o situación que les coloque sobre las demás, por ello pueden practicar lo que expresan como “placeres prohibidos” para el resto, haciéndoles sentir invulnerables, superiores y con la autoridad de someter a las demás personas.

EL PLACER

En ésta ocasión, mi invitación es a desmitificar, eliminar las ideas, pensamientos, sentimientos y todo lo negativo que puedes tener, sentir, pensar o juzgar sobre el placer y vuelvas a explorar, descubrir y experimentar en todos los tipos mencionados reconociendo lo que te causa placer o displacer y lo expreses; de este modo, volvamos a dignificar el sentido real y humano que tiene el placer, ya que es parte de la humanidad y, en la búsqueda de la felicidad con esto podemos retomar las ganas de vivir y reforzarlas con cada experiencia, disfrutar todo lo que la vida ofrece.


Verónica Palomo Martínez.
Medicina General (UAG).
Sexología Educativa / Sexología Clínica o Sexoterapia / Sensibilización y Manejo de Grupos. (Imesex).
E-mail: veronica.palomo.martinez@hotmail.com

1 COMENTARIO

  1. Muy excelente coincido en lo mismo La mayoría lo ven como una droga sin control y sin legislación El placer es un tabú en la sociedad como en la religión Ver más allá es poder disfrutar de Tus fantasías y del disfrute mutuo

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí