Compartir,

Posted in:

ALCOHÓLICO SOCIAL

PRAVIA 16 (marzo – abril 2015)

Por: Redacción Pravia

“Vamos a pistear, a inflarle, a quitarnos la sed o a chupar”. Cualquiera de estas expresiones se refieren al hecho de ir a donde sea, a hacer lo que sea pero a ingerir alcohol. El alcohol en México y en el mundo, más que una bebida, es un ritual o distractor social.

En la mayoría de los adolescentes y adultos tomar es rutinario. El miércoles unas “miches”, los juevecitos, ya ameritan peda, los viernes y sábados salir de bar o antro. Y los domingos unas chelas para curarla y ver cualquier clase de partido en la TV. Tal vez no lo haces 4 días a la semana pero seguro sucede al menos una vez.

Ya no es la bebida específica ni mucho menos disfrutar de un buen trago o vino; el punto es  embriagarse y ponerse hasta la madre. En los antros y bares ofrecen todo tipos de shots con toda clase de vinos y licores mezclados. Entre más mezclas y más fuertes mejor. Eso sí, los “mejores” tienen que ser flamantes y tomarse prendidos. En verdad saben asquerosos, queman toda la garganta, son carísimos pero eso sí, explota la cabeza. ¿Misión cumplida?

Es importante replantearse en verdad qué se busca en el proceso, muchas veces la misma  rutina de salir y ponerse hasta atrás te priva, te distrae y te quita el tiempo de hacer y aprender nuevas cosas que en verdad valen la pena. Aparte de que te gastas mucho dinero, al día siguiente de cruda, tu cabeza no carbura y simplemente no eres productivo. No es el hecho de que te hagas viejo o que ya no aguantes, simplemente el trabajo, la familia y la rutina diaria de “adulto” ya no te permiten ser el que bailaba prendido en los antros y pedía botellas y rondas de shots. Ahora tal vez compras pañales, pagas renta, sueldos o invertiste en un negocio.

No estamos a favor ni en contra del alcohol, de hecho disfrutamos las micheladas, los vinos y hasta el bacacho. Se puede hacer todo. Disfrutar una copa de tinto o un mezcal con una buena comida, una cerveza, un digestivo o una copa de lo que más te guste pero… UNA. Así es como se debería disfrutar y tomar el alcohol en general. Ya si lo tuyo es más atascadón y extremo, también se puede mientras lo hagas con responsabilidad (no manejar, pelearte o malacopear en general). Y lo más importante: que también te levantes a hacer lo que tienes que hacer al día siguiente con la misma energía con la que dabas esas vueltecitas bailando y cantando el día anterior.

1138 Total 3 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>