WHISKEY

¿WHISKY O WHISKEY?

0

PRAVIA 11 (mayo – junio 2014)

Por: Ana María Arias.

Todos sabemos que esta bebida alcohólica ha pasado a formar parte de muchas mesas, tradicionales o no, con marcas importantes, a veces la asociamos con un vaso lleno de hielos y un hombre mayor con un puro en la mano.

El whisky es una bebida que está en constante crecimiento en los mercados internacionales y cada vez llega a manos de consumidores más jóvenes, interesados por conocer más acerca de sus grandes secretos.

Es una bebida alcohólica, obtenida por la destilación de un mosto fermentado de algunos cereales como maíz, trigo, malta, o centeno para ser posteriormente envejecido en barrica de madera. Es una bebida de contenido alcohólico alto, cerca de los 40 grados de alcohol.

La palabra whisky o whiskey es correcta para nombrarlo, la gran diferencia radica en que se llama whisky a la bebida producida en Escocia (denominación de origen) y whiskey para los elaborados en Estados Unidos e Irlanda. Sin embargo, algunos países han entrado al mercado internacional produciendo su propio whiskey como Japón, Canadá, India y Australia entre otros.

Algunas diferencias importantes:

Whiskey irlandés: Triple destilación, granos cebada y cebada malteada, proceso de cocción en hornos cerrados, crianza en barricas de madera por más de 3 años, aunque casi siempre tienen 7 años. Las barricas fueron en sus inicios utilizadas para elaborar jeréz o whiskys tipo bourbon.

Whisky escocés: Doble destilación, uso de cebada malteada. El secado se hace con turba, un material orgánico que se encuentra en algunos lugares de este país, dando un carácter único en aromas finales de la bebida. Generalmente utilizan como gran base el trigo, maíz y cebada, realizando algunos blends que son el resultado de mezclarlos entre si.

Whiskey estadounidense: El principal grano usado es el maíz, aunque encontramos también trigo, centeno y cebada, con una doble destilación. Un bourbon es un whiskey elaborado en la región de Kentucky y debe tener un contenido del 51 al 79% de maíz como materia prima. Por legislación mínimo dos años de crianza, aunque solamente es un mínimo que casi siempre es superado. Tenemos el famoso Whiskey Tennessee, (¿te suena Jack Daniels?) cuyo método de elaboración es similar en casi todo al bourbon, pero con una diferencia importante y especial: se emplea un filtro especial elaborado con carbón de arce sacarino, que genera unos aromas y sabores únicos, complementados además por su envejecimiento en barriles de roble blanco americano de primer uso.

Generalmente disfrutamos este maravilloso líquido con hielos (no siempre es lo correcto), sin embargo en las catas el protocolo se hace primero percibiendo sus aromas sin ninguna mezcla y posteriormente agregamos un poco de agua (una pequeña porción), para poder identificar más fácilmente sus aromas, que pueden salir más fácilmente cuando tiene algo de disolución del agua. Disfrutar esta bebida es también conocer sus procesos de elaboración y diferencias entre unos y otros países. Hay tanta complejidad en un vaso de whisky como en otras bebidas alcohólicas, pero esta puede enmarcarse en un contexto maravilloso de finura y complejidad. Casi escucho las gaitas tocando al ritmo de la copa de whisky….

ANA MARÍA ARIAS A

Presidenta Organización Nacional de Sommeliers de México – Gto.

Anamariaarias05@yahoo.com.mx

 

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí