ADICCIÓN A LA COMIDA

0

PRAVIA 05

Por: Lise Robert.

Hasta no hace mucho, cuando se hablaba de adicción, la imagen que venía inmediatamente a nuestra mente era la de  la adicción al alcohol y a las drogas ilícitas. Hoy en día, reconocemos que existen en realidad muchas otras adicciones, al trabajo, al sexo, a Internet, a las redes sociales y en los últimos años, doctores y psicólogos estiman que existe también la adicción a la comida.

Experimentos en animales y humanos han demostrado que para algunos, los mismos centros de gratificación y placer  del cerebro que se estimulan con drogas como la cocaína y la heroína se estimulan también con comida, especialmente aquellos alimentos ricos en azúcar, sal y  grasas. Estos alimentos pueden elevar la producción de dopamina, la llamada “ hormona del placer”. Una vez que el adicto identifica una sensación de bienestar asociada con el consumo de ciertos alimentos, siente rápidamente el deseo de ingerir nuevamente dichos alimentos.

La señal de satisfacción al consumir estos alimentos llega a aniquilar la sensación de estar lleno y causa que la persona siga comiendo, aunque ya no tenga hambre. Esta compulsión por seguir comiendo puede llegar a un nivel en donde el individuo pierde completamente el control sobre la cantidad de comida que ingiere.  Estos episodios suelen ser seguidos por agudos sentimientos de culpa y depresión.  Contrariamente a lo que sucede con la bulimia, el adicto a la comida no busca compensar sus excesos con comportamientos como ayunar, vomitar o  utilizar laxantes.

Los científicos estiman que la adicción a la comida juega un papel importante en el problema de la obesidad, aunque  hay también adictos a la comida que tienen un peso normal. Como sucede en toda adicción, el adicto a la comida sigue comiendo, a pesar de las consecuencias negativas, como el aumento de peso, y necesita comer cada vez más, a la vez que  este exceso de comida lo satisface cada vez menos.

Durante un episodio de comer compulsivamente, un individuo puede consumir hasta 15 000 calorías de más!

Algunos de los síntomas de adicción a la comida son:

  • Comer más de ciertos alimentos de lo que se había planeado.
  • Seguir comiendo ciertos alimentos aunque ya no se tenga hambre.
  • Comer hasta enfermarse.
  • Hacer hasta lo imposible para conseguir ciertos alimentos.
  • Comer en lugar de trabajar, estar con la familia o llevar a cabo actividades sociales.
  • Sufrir sentimientos de ansiedad cuando se reduce el consumo de ciertos alimentos.
  • Comer sólo, por vergüenza y miedo  a que los otros se den cuenta del problema.
  • Experimentar sentimientos de culpa al comer en exceso.
  • Rápido aumento de peso o fluctuaciones en el peso.

La adicción a la comida es un problema médico serio que puede inclusive llevar a la muerte.  Los problemas más frecuentes que se le asocian son un nivel de colesterol alto, diabetes, problemas cardiacos, óseos y en los riñones, hipertensión apnea del sueño y depresión.

La adicción a la comida se puede tratar mediante  terapias psicológicas, atención médica y de nutriólogos, aunque a veces es más difícil de curar que inclusive la adicción a drogas duras. Aproximadamente el 80% de los que piden ayuda para vencer su adicción a la comida se curan o experimentan por lo menos mejoras considerables.  Muchas veces, la adicción a la comida es el síntoma y reflejo de problemas emocionales que se tienen que resolver para que el paciente pueda vencer su adicción y volver a tener una relación normal con la comida.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí