Compartir,

Posted in:

AUTOMEDICACIÓN

PRAVIA 17 (mayo – junio 2015)

Por:  Dra. Andrea  Chávez

“¡Me duele la cabeza!, también el estomago, como que tengo fiebre y aparte muchas nauseas. Seguro fueron los tacos que cené ayer, o la jícama que me comí en la mañana. ¿Qué podré tomar? Por supuesto no tengo ni tiempo ni dinero para ir al doctor, ¿Porque le voy a pagar tanto de consulta si yo seguro sé lo que tengo? Es una simple infección en el estómago. Mejor checo en Google y veo que puedo tomar para sentirme un poco mejor. Listo problema resuelto!”

¡Tu¡ Si tu, el que está leyendo este artículo, te hablo a ti, ¿lo has hecho? ¿Te has automedicado?

Seguro la mayoría de nosotros en más de alguna vez nos ha pasado esto, te sientes mal (sólo un poco, no tanto como para salir corriendo al médico), y en lugar de acudir al doctor nos tomamos lo que Google sugiere, lo que la tía nos recomienda o peor aún lo que la señora de la tiendita nos ofrezca. Que falta de responsabilidad hacia nuestro cuerpo y nuestra persona, ¿No crees?

La automedicación es el uso irracional y descontrolado de fármacos sin ningún tipo de precaución ni respaldo farmacéutico. También existe “la automedicación responsable” que, según la Organización Mundial de la Salud, es la práctica mediante la cual los individuos tratan sus enfermedades y condiciones con medicamentos que están aprobados y disponibles sin prescripción, y que son seguros y efectivos cuando se usan según las indicaciones.

La automedicación es un grave problema de salud en nuestro país,  de la cual no existen estadísticas oficiales. Con ingresos hospitalarios del 17 %  de la población mundial por reacciones adversas a medicamentos, la automedicación se mantiene como un problema preocupante y sin freno en México y el mundo. De acuerdo con una encuesta de la Universidad del Valle de México (UVM), el 78 % de los mexicanos recurren a esa práctica, principalmente por usos y costumbres en el seno familiar y entre amigos que se recomiendan los tratamientos.

Ha ido en aumento  gracias a la tecnología, ahora prácticamente todos tenemos acceso a cualquier tipo de información en lo que respecta a medicamentos: para qué se indican, cuál es la dosis, los efectos adversos, las contraindicaciones; en fin, podemos leer lo que queramos acerca de cualquier enfermedad y cómo curarla. La publicidad en televisión no se queda atrás, gracias a las “cápsulas de salud” que vemos en los comerciales, empresas se han convertido en imperios por ventas de medicamentos que la gente compra por el simple hecho de que sale en tele. La mayoría de las personas toman la automedicación muy a la ligera. Tal vez si sea una simple infección en el estomago pero, ¿si es algo más? ¿ Si al tomar lo que Google me dice enmascaro algo más grave? ¿Si llego a poner en riesgo mi vida? ¿Eso bueno o malo entonces?.

Los peligros más frecuentes de la medicación se resumen en:

  • Aparición de toxicidad en forma de efectos secundarios, reacciones adversas e intoxicación.
  • Dependencia o adicción.
  • Interacciones con otros medicamentos. La asociación de medicamentos puede ser peligrosa.
  • Falta de efectividad por no estar indicados en esa enfermedad, dosis inadecuada o tiempo de administración incorrecto. Esto es especialmente preocupante con los antibióticos de los que se tiende a abusar en casos no indicados creándose mecanismos de resistencia.
  • Pueden enmascarar o alterar otra enfermedad dificultando el diagnóstico o facilitando un diagnóstico erróneo. Por ejemplo, el uso habitual de corticoides tópicos en problemas cutáneos en los que no está indicado.
  • Otro dato relevante a señalar es que el consumo de fármacos por cuenta propia aumenta con la edad, con los peligros que entraña la mayor interacción y la sobredosis ya de por sí más frecuente en pacientes ancianos.
  • Existe un grupo de fármacos como son los antibióticos, los antiinflamatorios y los analgésicos donde existe un consumo importante y en muchas ocasiones sin una indicación adecuada.

Creo que no debemos tomar este problema a la ligera, ya que se trata de nuestra salud y bienestar. Así que la próxima vez que te sientas mal, por más simple que parezca acude a tu médico, nadie mejor que un experto para poner en sus manos nuestra salud. Sé más responsable con tu vida es la única que tienes, CUÍDALA.

2079 Total 6 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>