Compartir,

Posted in:

MI HISTORIA SIN TI

Crónica de una pérdida

Que se den cuenta de que eres una falsa seductora, y te saquen de sus vidas antes de que tú acabes con ellas. Me despido y deseo nunca volverte a ver. Adiós y hasta nunca…

Anónimo.

Te conocí apenas a mis 18 años de edad. Ya llevaba un par de años saliendo con tus amigas. Pero de ti, solamente escuchaba muchos rumores, buenos y malos. Eras muy famosa, y todos los que habían pasado una noche contigo, se convertían en tus grandes admiradores y no lograban olvidarte. Te llegue a ver en un par de fiestas, pero no me animaba a acercarme pues me intimidabas.

¿Qué era eso que tú tenías que todo mundo amaba? Tu manera de seducir a quienes decían que no volverían a verte era impresionante. Tan solo se topaban contigo en algún lugar, e iban todos corriendo tras de ti.

Pero como yo andaba con María, no me llamabas mucho la atención.

Fue un día después de Universidad que salí con “Bichos”; un amigo argentino con quien llevabas años saliendo. Me dijo que si lo acompañaba por ti. Moría de nervios por dentro y no lograba contenerlos. Pero le dije muy seguro en tono de que me agradabas y como si te conociera muy bien. ¡vamos! Dije.

cocaina

Bichos tenía un deportivo convertible plateado muy chido en el cual pasamos por ti a ese lugar que daba miedo. Subiste al auto con nosotros, fuimos a comprar unas cervezas y un ron para irnos a mi casa. Llegamos a casa y estaba mi roomate con su novia Olga, quien por sorpresa te conocía muy bien y eran grandes amigas desde hace tiempo. Todos comimos un delicioso lomo de carne con puré de papa que preparó Bichos con unas frías cervezas. La estábamos pasando de verdad muy bien.

Después de varios vinos, ya todos borrachos en una pequeña terraza de la casa; Bichos te tomo y te acostó sobre la mesa central. Yo nunca te había tenido tan cerca, mi corazón latía fuerte y esta vez, sin importar nada, estaba decidido a comerte completa. Bichos y Olga comenzaron a acariciarte y desnudarte; me miraron y me invitaron a unirme y ser el primero en juntar mi cuerpo contigo porque nunca jamás lo habíamos hecho. Incluso era la primera vez que salíamos, pero en ese momento, ya éramos uno.

RECUERDO SENTIR CADA PARTE DE TI RECORRER MI CUERPO. FINALMENTE COMPRENDÍA LO BIEN QUE LO HACÍAS Y EL PORQUÉ TENÍAS A LOS DEMÁS ENAMORADOS CIEGAMENTE DE TI. “SENTÍA TU CALOR EN MÍ, Y SUDABA COMO NUNCA”. OLGA Y BICHOS DE PRONTO SE UNIERON E HICIMOS UNA GRAN ORGIA CONTIGO. DE LO DEMÁS, YA NO RECUERDO MUCHO HASTA AL DÍA SIGUIENTE.

Desperté casi desnudo, y con una cruda que jamás había sentido. Mi casa llena de colillas de cigarro y vasos con restos, olía a alcohol por donde quiera. Comencé a recoger, me sentía mareado y con un zumbido en los oídos. Tú ya no estabas, te habías ido con Bichos seguro a seguir la fiesta.

Ya no supe de ti, no sabía tu teléfono ni dónde vivías, pero tampoco estaba seguro si te quería volver a ver. Pero era inevitable, tú y tu gran habilidad por aparecerte por donde quiera no tardó mucho en que nos volviéramos a encontrar. Comenzamos una amistad que pronto se convertiría en una relación.

Al principio nos veíamos muy de vez en cuando y cada que salíamos la pasábamos espectacular. A todos mis amigos les agradabas mucho y decidí invitarte a formar parte de mi vida. Estaba seguro de ti. Me encantaba estar contigo y cada vez quería pasar más tiempo a tu lado. Me dabas seguridad, me hacías sentir grande, importante y poderoso. Cuando salía contigo la gente nos miraba y no podíamos pasar desapercibidos. Todo era de verdad grandioso, las noches a tu lado eran especiales. La pasábamos tan bien que duramos 13 años.

Vivía ya paranoico, te pensaba todo el tiempo; para bien o para mal pero no podía sacarte de mi cabeza, y tú actitud posesiva hacia mí no ayudaba en lo absoluto. Sabía que mi vida a tu lado no iba a ningún lado y que me estabas haciendo daño. Cada que salía contigo significaba llegar alcoholizado después del amanecer. Ya cada que nos veíamos y estábamos juntos terminábamos siempre peleando. No podíamos seguir así.

Sabía que esto tenía que terminar y que me iba ser muy difícil. seguramente cada parte de mi te iba a extrañar y no me iba ser nada fácil dejar de pensarte y mucho menos aprender a vivir sin ti, pues me había acostumbrado a estar contigo. Fueron 13 años a tu lado de aprendizaje, peleas, riesgos, algunos buenos y malos momentos, pero hay que saber reconocer cuando ya no te hace bien ni feliz una relación y cuando es hora de terminar por mucho que nos duela o cueste trabajo.

Al principio me fue difícil tenerte lejos, pero te platico que mi historia sin ti es mucho mejor. No ha sido fácil empezar de nuevo sin ti. Te pienso y recuerdo de vez en cuando, pero estoy orgulloso de haberte sacado de mi vida.

Espero que no sigas haciendo daño a otros al igual que hiciste conmigo. Que se den cuenta de que eres una falsa seductora y te saquen de sus vidas antes de que tú acabes con ellas. Me despido y deseo nunca volverte a ver. Adiós y hasta nunca Blanca.

Hoy llevo más de dos años sin ti, y ya no te extraño Blanca Cocaína.

cocaina2
511 Total 1 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>