FIGHT CLUB

La primera regla de Fight Club es...

0

PRAVIA

Por: Omar Padilla

Hay quienes dicen que una buena película tienes que verla más de una vez… quizá ésta no sea una de las reglas de Tyler Durden, pero sí es una realidad que Fight Club (El Club de la Pelea) tendrás que verla mínimo dos veces, y no sólo por contar con las inigualables interpretaciones por parte de Brad Pitt y Edward Norton. Tampoco por cumplir con un excelente guión, el cual se mantuvo fiel a la primera novela del escritor norteamericano Chuck Palahniuk, un mecánico de Portland que escribió su obra a mano en sólo tres meses.

Fight Club te atrapa, desafía tus prejuicios, mueve tu mundo y te deja una sonrisa, gracias a un insomne a punto de estallar y un vendedor de jabones que canalizan la agresión masculina en su forma más primitiva en una impactante y nueva forma de terapia.

Aquí te presentamos datos curiosos e interesantes que te animarán a volver a disfrutar una de las mejores cintas de David Fincher:

  • David Fincher debutó dirigiendo anuncios para Nike, Pepsi, Sony y Levi’s, además de vídeos para  los Rolling Stones, Aerosmith y Madonna.

  • Fue la segunda ocasión que Fincher trabajó con Brad Pitt, después del éxito de Se7en (1995). Posteriormente trabajarían en The Curious Case of Benjamín Button en el 2008.

  • David Fincher jamás ha ganado un Oscar como mejor director. Lo más cerca que ha estado fue en The Social Network (2010) y con The Girl with the Dragon Tattoo (2011).

  • Los productores ofrecieron la película a tres diferentes directores antes que Fincher. Peter Jackson (El Señor de los Anillos), Bryan Singer (X-Men) y Danny Boyle (La Playa). Cada uno se negó para enfocarse en su proyecto.

  • Brad Pitt aparece en la película desde un principio: cuando el médico anda por el pasillo mientras habla con Norton se le ve en el fondo, en la reunión de cáncer de testículo el organizador pone sus manos sobre un hombre que llora, se ve a Pitt con sus manos sobre el organizador y cuando Norton y Helena salen de la reunión se le ve a través de una ventana.

  • La escena donde El Narrador (Norton) está en su habitación observando el vídeo de bienvenida, Brad Pitt aparece como uno de los empleados del hotel.

  • En la escena donde Brad Pitt y Edward Norton están ebrios golpeando pelotas de golf, realmente no están actuando y sí están borrachos. Las pelotas pegaban en el camión de comida que contrató la producción.

  • El actor Edward Norton se rehusó a fumar en películas anteriores pero aceptó hacerlo para Fight Club y así darle un valor más dramático al personaje.

  • Durante ensayos, los dos protagonistas descubrieron que ambos tienen cierta apatía por los Volkswagen Beetle y sugirieron que en la escena donde destrozan algunos autos a base de batazos apareciera uno de estos.

  • El personaje de El Narrador, estaba pensado para Matt Damon o Sean Penn pero el trabajo de Norton en Larry Flint le ayudó para conseguir el papel.

  • Tyler Durden originalmente da una receta para explosivos caseros la cual es real en la novela pero los realizadores del filme decidieron cambiarla por seguridad.

  • En una entrevista a David Fincher, aseguró que una taza de Starbucks es visible en cada escena de la película, aunque retiraron su logo de la escena donde destrozan una cafetería, pues no deseaban ver su nombre destrozado.

  • El autor Chuck Palahniuk declaró gustarle más el final de la película que el del libro.

Y así podríamos seguir la lista de elementos que rodearon esta película la cual rompió todos los moldes; y no sólo a los espectadores, también al mundo de Hollywood, que atacó la película tachándola incluso de fascista. Por supuesto, en la entrega de premios Oscar no se acordaron de ella, salvo por una nominación menor que no ganó.  Aunque bien pensado, la condición actual de los premios Oscar no hace sino revalorizar, al menos artísticamente, los títulos que no optan a las estatuillas.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí