Compartir,

Posted in:

La simetría en el Cine de WES ANDERSON

Se podría decir de él que tiene una mentalidad más europea, por el planteamiento más alternativo que nos ofrece en sus películas, algo muy disfrutable teniendo en cuenta lo homogéneo que suele ser el cine que nos llega de su país.

Por Marlene Melissa

Wes Anderson; el Kubrick del cine contemporáneo, ha explotado su estilo cinematográfico al máximo. Nos muestra ángulos divididos simétricamente, una paleta de colores equilibrada y personajes enlazados en historias cómicas.

A pesar de responder en una entrevista: “No diría que estoy particularmente preocupado u obsesionado con los detalles…”. Wes, nos ha demostrado lo contario a lo largo de los años con  planos impecables, comparados con El Resplandor (1969), Odisea del Espacio 2001 (1968) y Barry Lyndon (1975) de Stanley Kubrick.

parrafo8

La fotografía, para Anderson, es uno de los elementos más importantes porque utiliza su ya famosa toma cenital y planos generales que, además de ser simétricamente impecables, son equilibradas por la paleta de color que utiliza en el vestuario, fondo y utilería.

El trayecto de Wes Anderson comenzó al graduarse de Filosofía en la Universidad de Texas, donde conoció al actor Owen Wilson, quien ha caracterizado a seis personajes en películas y cortometrajes de Wes. El primer trabajo que realizaron en conjunto Wes, Owen y Luke Wilson fue Bottle Rocket (Ladrón que Roba a otro Ladrón) en 1994; el cual no tuvo inicialmente un éxito comercial pero fue aclamado por críticos y directores de cine.

En Bottle Rocket, Wes comenzaba a experimentar con la cámara y obtuvo tomas armoniosas; sin embargo, sus próximos trabajos capturarían la icónica simetría en la cara de sus personajes y en paisajes que grita “Wes Anderson” en todas las cintas. Rushmore Academy (1998), su segundo trabajo, comenzó a explorar la simetría en los distintos clubs que aparecen a lo largo de la película protagonizada por Jason Schwartzman. También, Wes decidió resaltar el color azul y proseguir con un humor peculiar.

Su simetría:

Seis años después, la película que lo definiría como uno de los mejores directores respecto a la composición visual sería The Royal Tenenbaums (2001). Su elenco, paleta de colores rojiza, historia ingeniosa, banda sonora y montajes crearían el cine único de Wes, comparado estilísticamente con las películas de Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro (creadores de La Ciudad de los Niños Perdidos y Amélie).

Trabajos posteriores, como Vida Acuática (2004) y Viaje a Darjeeling (2007), llevarían al director a otras locaciones donde pudiese explotar su talento y armonía cinematográfica. En Vida Acuática,  se resalta el barco en donde Steve Zissou y su tripulación viajan, mientras que en Viaje a Darjeeling los trenes en la India son los que destacan.

Muchas ubicaciones y montajes de Wes, cobran vida y son un personaje importante en la historia: La casa de los Royal Tenenbaums, La Academia Rushmore, el barco Belafonte en Vida Acuática, la casa de los Bishop en Moonrise Kingdom, el Gran Hotel Budapest, entre otros.
Una de sus frases más conocidas ha sido 'Quiero tratar de no repetirme. Pero al parecer lo hago continuamente en mis películas. No es algo que me esfuerce por hacer. Yo sólo quiero hacer películas que sean personales'.
Una de sus frases más conocidas ha sido ‘Quiero tratar de no repetirme. Pero al parecer lo hago continuamente en mis películas. No es algo que me esfuerce por hacer. Yo sólo quiero hacer películas que sean personales’.

Fantastic Mr. Fox (2009), y Moonrise Kingdom (2012) lograron grandes nominaciones para el director. La primera, llevó a los límites la animación live-action y perfección de Wes, con una simetría sublime y comedia para niños y adultos.

Moonrise Kingdom -situada en 1965- mantuvo el humor típico de Wes y fue aclamada internacionalmente por su fotografía. En la película utiliza planos con un centro definido, respeta la ley de tercios (donde hay dos ejes principales y se enfocan los personajes), al igual que la ley de horizonte (donde aparecen tres segmentos divididos del paisaje).

En cada fotograma, junto con su fotógrafo Robert Yeoman, logran obtener encuadres perfectamente simétricos.

La última película de Wes que sigue con una paleta de colores específicamente rosa, es El Gran Hotel Budapest (2014). La película aspira un nuevo sentido de acción y aventura logrado por el talento de Wes, su elenco y efectos visuales novedosos. En esta cinta, suceden persecuciones, momentos incómodos y farsas como en películas anteriores del director.sin pie

Wesley Wales “Wes” Anderson no se esconde tras la cámara o la tinta del guion, sino que libera ese universo que tiene encerrado en su prodigiosa mente, lo cual puede cautivar cuando te sumerges en sus propuestas o provocar que huyas despavorido, como sucede con tantos otros directores.

DE ESTA MANERA HA PROLIFERADO, GRACIAS A UN ESTILO INCONFUNDIBLE, QUE PUEDE SER AL MISMO TIEMPO OBJETO DE RAREZA O DE EMBELESAMIENTO POR PARTE DEL PÚBLICO.

1416 Total 1 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>