SERIES TV

0

PRAVIA 10

Por: Omar Padilla.

En los últimos años, la producción televisiva ha apostado a la realización de los grandes géneros cinematográficos, al punto de superar en calidad y complejidad narrativa a muchos largometrajes de Hollywood. ¿El resultado? Grandes series como Breaking Bad, Los Sopranos, Lost Game of Thrones, además de una fiebre de espectadores como no se había visto antes.

El cine también se ha visto superado por la digitalización. Los efectos especiales que antes eran mucho mejor en la pantalla grande, ahora también los vemos en la chica.

El tránsito en redes ha contribuido mucho con la producción televisiva  mientras que los costos de proyección en el cine atraen riesgos financieros cada vez más altos, es una lucha entre distribuidores y los exhibidores para ver quién se hace cargo de dichos costos. Esa ventaja la ha aprovechado bien la TV: realizando más programas y series de calidad que nacen en montones año tras año. Con ese impulso, las cadenas televisivas ya piensan en coincidir sus estrenos simultáneamente con Latinoamérica, algo así como un prime time mundial. Hasta sus elencos cuentan con grandes estrellas de Hollywood que ya no se conforman con actuar poco, tal es el caso de Kiefer Sutherland interpretando al agente anti terrorista Jack Bauer en la aclamada serie 24, a quien ya creíamos desaparecido después de 8 temporadas pero para el deleite de sus seguidores regresará para ofrecernos una novena. O que me dicen del grandioso Kevin Spacey, ganador del Academy Award como mejor actor en American Beauty quien ahora interpreta al ambicioso y manipulante congresista Frank Underwood en la nueva sensación de Netflix House of Cards. Un drama político que por cierto hizo historia como la primera serie online en ser nominada a los Emmy.

Queda claro que se da una especie de inversión en la relevancia de cada uno de estos formatos en los últimos tiempos; mientras el cine acostumbró al público a ver desparramar efectos especiales que desviaron el arte cinematográfico de sus exigencias específicas, la televisión se renueva con ideas originales y sorprende cada vez más. Por otro lado, esta maravillosa época de la televisión llega de la mano de Internet y sus increíbles beneficios, ya que no solo tenemos buenas series, sino que existe la posibilidad de verlas cuando y donde queramos; Ya sea en una televisión, en la computadora, en la tablet, y hasta en los smartphones. La gran variedad de sitios web que te abren la opción para descargar o ver películas y series, responde a cómo el consumidor actúa en esta época: uno hace las reglas de cómo vemos este contenido. Podemos ocupar un fin de semana entero para ver una serie completa o bien podemos consumirla lentamente en nuestros horarios, y lo mejor es que nos da el poder absoluto de avanzar por la historia, sin comerciales ni interrupciones de media temporada.

Lo que está haciendo Netflix es genial y  tiene sabor a futuro, porque permite un estreno simultáneo en todos los países donde opera, y le da un tremendo valor agregado a un servicio que es más barato mensualmente que tener cable o televisión satelital. Créanme estimados lectores, si no fuera por el futbol y los deportes en general, hace mucho que habría cancelado mi sistema de cable. El mismo Reed Hastings (Director Ejecutivo de Netflix) ha dicho que el streaming superará a la televisión por cable dentro de tres a cinco años: La gente está enamorada de la banda ancha, en términos de hacer clic y ver”. Quién sabe, quizá hasta el problema de la piratería podría llegar a su fin.

La realidad es que cada vez va creciendo notoriamente la cantidad de gente que prefiere disfrutar de una buena serie de televisión y sumergirse en la historia de sus personajes.  Además, al igual que en el cine, hay una amplia variedad en géneros para todos los gustos.

Aquí les dejo mis recomendaciones por  si quieren ocupar algo de su valioso tiempo con estas geniales realizaciones para la televisión:

1.- Breaking Bad: Esta obra maestra de Vince Gilligan, según sitios especializados, es llamada la mejor serie de la historia. Un inmenso Bryan Cranston da vida a un profesor de química, Walter White, el cual lleva una vida simplemente normal. Sin embargo, las cosas dan un drástico cambio cuando se le detecta cáncer y necesita asegurar el futuro de su familia. Así, junto a su ex-alumno drogadicto Jesse Pinkman, interpretado por Aaron Paul, decidirán poner en marcha un negocio clandestino de venta de metanfetaminas. La serie finalizó el 29 de septiembre del año pasado, con 5 excelentes temporadas.

2.- The Walking Dead: Estrenada en el 2010 y basada en el cómic de Robert Kirkman, cuenta la historia de las secuelas de un apocalipsis infestado de zombis, siguiendo a un pequeño grupo de supervivientes que viajan a través de Estados Unidos en busca de un nuevo hogar. Ideal para los amantes del gore y el suspenso.

3.-  Games of Thrones: La mega producción de HBO es una de las series de televisión más fantásticas y épicas jamás creadas. Desarrollada en los Siete Reinos de Westeros, (obviamente inexistentes), la historia gira en torno a una lucha de poder por obtener el codiciado trono de Hierro, ya que quien lo posea podrá gobernar todos los reinos. Para los más exigentes, aquí podrán encontrar un alto contenido de violencia, sexo, sangre y mucha acción, sin olvidarnos tampoco de una pizca de romance. El estreno de su cuarta temporada se espera para este 6 de abril.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí