Compartir,

Posted in:

LICENCIADO EN ADMINISTRACIÓN DEL ROCK N´ROLL

Por: Milton Pacheco

 

Yo sólo quiero rockear con mis amigos. Voy a tomar un año sabático para dedicárselo a mi banda.” Eso fue lo que le dije a mis papás cuando me dijeron que, si quería seguir una carrera en el mundo de la música, tenía que estudiar en el conservatorio o alguna escuela formal. Su respuesta fue un rotundo ¡NO! Quizás un ¡ESTÁS LOCO! en aquel entonces, y me parece que, hasta la fecha, no había tal institución en mi ciudad. Además ¿por qué tendría que ir a la escuela de música cuando ninguno de mis ídolos lo había hecho? Guns n´ Roses, Möntley Crüe, Nirvana (se está volviendo obvio que empecé a tocar en los 80-90). Ellos sólo escribían canciones y su equipo de managers y representantes se encargaban de lo demás. Y eso era lo que yo quería también.

La verdad es que mis papás tenían razón. Los años de gloria donde tirar televisiones por las ventanas de un hotel al estilo Led Zeppelin era “normal” para las bandas de rock son cosa del pasado. Hoy más que nunca, tienes que estar preparado porque, como seguramente has escuchado por ahí, en el mundo del Show Business no hay Show (espectáculo) si no hay Business (negocio), y para esto se requiere disciplina. Como dice un letrero afuera de un gimnasio en mi barrio, “esfuerzo para lograr el éxito, disciplina para mantenerlo”.

Hace varios años, los músicos formaban sus bandas y algún amigo que no tocaba ningún instrumento ni cantaba, pero siempre estaba en los ensayos y en los shows, hacía el papel de manager, otros cuantos hacían el papel de staff a cambio de unas cheves y la esperanza de ligarse unas groupies en tus shows. Y juntos, iban creciendo y aprendiendo cómo se hacían bien las cosas, efecto directo de hacer las cosas mal en un principio, probablemente mas de una vez. En tiempos modernos, mientras otras carreras se vuelven obsoletas, existe y florece la Licenciatura en Negocios de la Música. Y, arriesgándome a sonar como mi padre, les doy esta recomendación: estudien, porque la competencia está pesada.

Antes, una banda tradicional estaba conformada por guitarra, bajo, piano, batería y vocalista. Hoy en día, el multitasking es un mal necesario para cualquier agrupación. Por lo tanto, una banda moderna estará conformada por un guitarrista / social media manager, bajista / booking agent, piano / diseñador gráfico, baterista / production manager y vocalista / ingeniero de audio, por poner un ejemplo. Y está perfecto. Si bien el plan no es hacerlo por siempre, definitivamente tienes que hacerlo si eres un grupo que va empezando. Y aunque es muchísimo trabajo extra, esto te permite tener más control sobre tu proyecto. Es importante que caigas en cuenta de que la música no es para los flojos. No es como otros trabajos donde te limitas a hacerlo 8 horas al día, checas tarjeta y te olvidas de todo hasta el siguiente día. Tu grupo, tu negocio, tu empresa, tu música, o como quieras llamarle, es algo que se vive. Y si en verdad amas lo que haces, no tendrás ningún problema en hacerlo 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año. Se requiere de mucho valor y pasión para entrarle a este negocio. En las inmortales palabras de AC/DC

“For Those About to Rock, We Salute You!”

1662 Total 3 Hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>