RADIOHEAD

0

PRAVIA 15 (enero – febrero 2015)

Redacción Pravia

Hace exactamente 20 años salió a la luz The Bends, el segundo álbum de estudio de Radiohead, y un disco que puedes encontrar –al igual que otros de la banda como OK Computer o Kid A- en prácticamente cualquier lista de los mejores discos de rock de todos los tiempos. A menos que vivas debajo de una piedra, sabes quienes son Radiohead y su tremendo papel en la música, así que con este pretexto haremos un recuento de una de las bandas alternativas más importantes de la historia.

Thom Yorke (guitarra y voz) Ed O’Brien (guitarra y coros) Johnny Greenwood (guitarra) Colin Greenwood (bajo) y Phil Selway (baterista) se conocieron en Oxford mientras estudiaban. Grabaron un par de EPs bajo el nombre de On a Friday hasta que EMI/Capitol los firmó y lanzaron el sencillo que los catapultó a la fama, -y del cual están bastante hartos- “Creep”. El sonido parecía una fusión de R.E.M con el dolor desgarrador de Nirvana y un noise típico del grunge. Sin embargo, la canción no caía bajo esta definición, pues algo diferenciaba a esta banda inglesa del sonido típico de Seattle. En 1993 sale Pablo Honey, el primer disco de la banda que les permite abrir conciertos en EU para Belly y Tears for Fears.

Aunque Creep fue quien les abrió las puertas, todo indicaba que serían una de tantas bandas con sólo un one hit wonder. El quinteto estaba plenamente consciente del reto y se asoció con el productor John Leckie para realizar The Bends. El disco obtuvo excelentes opiniones de la crítica especializada, pues denotaba un sonido más obscuro, más maduro; con letras tremendamente sensibles, bien descritas, imposible no identificarse con ellas. De este disco se desprenden grandes clásicos como “Just”, “Fake Plastic Trees”, “High and Dry” y “My Iron Lung”.

Después de salir de gira y abrirle a Alanis Morissette, llegó el momento de grabar un nuevo disco. En lugar de entrara a un estudio convencional, eligieron una mansión del S.XV cerca de Bath, apoyados de un entonces joven productor llamado Nigel Godrich. El proceso creativo fue lento y relajado, y mientras tocaban y componían escuchaban música de Los Beatles, Miles Davis, Ennio Morricone, DJ Shadow, etc. A finales de 1996 ya tenían el disco completo y para primavera del ’97 el álbum ya estaba mezclado y masterizado.

El resultado fue el mundialmente aclamado OK Computer, un disco tremendamente melódico, experimental y con tintes electrónicos y avant garde. Críticos importantes compararon este material con aquellos de Pink Floyd y bandas de ese calibre. Según Yorke, las letras fueron inspiradas en el rápido estilo de vida de los 90s. Mientras la lírica de The Bends era más personal, la de OK Computer asemeja más a una reflexión del final de un milenio.

El tercer disco de Radiohead llegó al número uno de las listas de Reino Unido, y les otorgó el Grammy por Mejor Disco Alternativo así como nominación al mejor disco del año. A pesar de que todo el álbum es una completa maravilla, los sencillos más notorios fueron “No Surprises”, “Paranoid Android” y sobretodo “Karma Police”.

Si de por sí las expectativas para el OK Computer fueron altas, después de semejante resultado, las expectativas del cuarto disco fueron estratosféricas. Sumemos esa presión a una banda de por sí perfeccionista y el resultado fue que consideraron seriamente en separarse. Entonces, en octubre del 2000 sale Kid A, pero por lo mismo de los conflictos internos, no sacaron ningún sencillo y por primera vez no salieron de gira. Esto no impedió que este material fuera otro éxito más a la bolsa y primer lugar en la lista de popularidad de EU. Se les criticó de hacer un disco no radiable a propósito, lo cual es cierto y no impidió ser tremendamente bien recibido por los fans. Sobre el tema, Yorke comentó “No queremos hacernos los complicados, de hecho buscamos comunicar cosas pero parece que este disco molestó a mucha gente. Que quede claro que lo que hicimos con Kid A no es nada radical.

Pasó menos de un año y lanzaron Amnesiac, un disco realizado con material que fue grabado durante las sesiones del Kid A. Sin embargo fueron claros en comunicar que no se trataba de un Lado B, sino que ambos discos representaban un concepto claro y trabajado. De este material si desprendieron sencillos y un tour mundial.

A diferencia de otras veces, esta vez se metieron un rápido encerrón de dos semanas en Los Angeles junto con Nigel Godrich (quien es prácticamente el sexto miembro de la banda) y continuaron grabando en Oxford. A diferencia de la tremenda tensión durante las grabaciones de Kid A y Amnesiac, estas fueron sesiones relajadas, dedicándose más a disfrutar el proceso que a pensar en resultados.

Estas sesiones dieron luz a Hail to the Thief, un disco que dio continuidad a la base electrónica/experimental de la banda con un claro protagonismo de la guitarra de Greenwood. Aunque sutil, el mood de este álbum es de tintes políticos, pero nunca con un mensaje de protesta. Mucho se dijo que el título del álbum hacía alusión a las elecciones presidenciales del 200 en EU, pero dichos comentarios no han sido confirmados por la banda. Para es entonces, evidentemente Radiohead ya era una de las bandas más importantes del mundo, presentándose como headliner en Glastonbury y Coachella. Sin separarse, aprovecharon el fin del ajetreado tour para desarrollar otros proyectos. Thom Yorke sacó su disco The Eraser mientras Greenwood compuso música para diversas películas. Además, este disco significó el fin de su contrato con EMI.

radiohead-segunda

Hasta este momento, parecía que Radiohead era la banda más innovadora musicalmente hablando, pero con In Rainbows probaron que su innovación iba más allá de la música. La manera de sacar su siguiente disco rompió esquemas y le dio una mega cachetada a la industria musical. 10 días antes de lanzar el disco, Radiohead publicó en su página web que estaría disponible en ese sitio y que cada fan podía pagar lo que quisiera por el material. O no pagar. De buenas a primeras parecía una locura, más con el grave problema que significaban las descargas ilegales. Sin embargo los fans demostraron que, cuando las cosas son transparentes, ellos aportan. Nunca se dijo públicamente la cantidad de dinero recaudado pero se sabe que fue mucho más del dinero que hubieran generado si el disco hubiera estado a la venta de manera regular.

El disco, de nuevo, era excelente, y más adelante pudo conseguirse a manera de boxset especial en vinil y CD con arte especial y bonus tracks, a través de XL Recordings.

Con su octavo disco, The King of Limbs, sucedió algo similar. Lo sacaron en su página el 18 de febrero del 2011.  En esta producción regresas a un sonido más espontáneo, sampleando su propio sonido con tornamesas; de nuevo de la mano de Nigel Godrich. De nuevo se pusieron a trabajar en proyectos propios y tomaron un buen descanso. Han anunciado que este año sacan nuevo material. Según la tradición, seguramente nos enteraremos a pocos días de su lanzamiento.

Esta es sólo la historia, la cronología de la banda, pero la magia que encierra Radiohead va mucho más allá y no cabe en este espacio. Radiohead es una banda auténtica, que antepone la música a cualquier cosa. Además de genios, sus integrantes son como niños, explorando cada vez los limites propios de sus experiencias. Radiohead, como Nirvana, Led Zeppelin, o Bob Marley, es un parteaguas de la música, y ha influenciado a prácticamente todos los artistas actuales. Necesitamos más grupos que antepongan la creatividad y el corazón al dinero y la fama.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí