Compartir,

Posted in:

Fleetwood Mac rinde tributo a Prince. 

¿Y quién no? Sexy MF!

I never meant to cause you any sorrow
I never meant to cause you any pain
I only wanted to one time to see you laughing
I only wanted to see you
Laughing in the purple rain

Purple Rain- Prince.

PRAVIA 24 (Julio – Agosto 2016)

Por: Oliverio Pagola.

Existe un video en Youtube con poco más de 28 millones de visitas. Un dato duro que en la era de las redes sociales pasa desapercibido, pero es grande. La canción es mi favorita de The Beatles: “While my Guitar Gently Weeps”. Los músicos en el escenario son Tom Petty, Steve Winwood, Dhani Harrison, (hijo de George), Jeff Lynne, entre otros y un Prince tocando el solo de guitarra eléctrica que grabó Eric Clapton en el White Album del cuarteto de Liverpool. ¿El lugar? El Salón de la Fama del Rock & Roll. Véanlo.

Comparto con Prince muchas cosas: nacimos el 7 de junio, en latitudes muy diferentes y con 15 años de diferencia, pero con la música como puente común. En los 80 solía escuchar los vinilos de Prince, “Purple Rain”, “1999”, “The Rainbow Children”, “The Love Symbol Álbum”, “Batman”, y muchos más. Realmente me gustaba. Sobra decir el conjunto de virtudes que manejaba este señor. Además de amalgamar rock, pop, funk, folk y soul; su influencia es inmensa y de espectro multicolor, incluido el cine.

Stevie Nicks, una de las mujeres más hermosas y rockeras en vida, grabó “All Over You” con Prince y hasta Fleetwood Mac le dedicó la gran “Landslide”, cantada por Nicks en vivo. Días después del pasado 21 de abril, abril. Siempre abril.

Hicimos un pacto: si viniese Fleetwood Mac a México, el primero de los dos compraría los boletos. “En verdad espero que suceda algún día”, le dije a ella. Y en el camino “Purple Rain”, siempre existirá para todos y cada uno de nosotros. Esa canción me salvó. No me pregunten cómo, pero sí. Lo sé.

Prince está en todas partes, solo recuerden esa gran versión que hiciera Sinead O´Connor, de “Nothing Compares 2 U”. Sí, esa rola es de Prince. Y no dejen de escuchar “When Doves Cry”, versión original. La electricidad y el clímax de esa guitarra son sublimes. La nube y las redes nos ofrecen un sinfín de versiones de Prince con el grupo o solista de su preferencia. Comparen y escuchen. No dejarán de sorprenderse.

Cuando desperté con la noticia de que había muerto Prince, fue como aquel 29 de noviembre de 2001, que nos amanecía con la noticia de que George Harrison había muerto. Algo de mí también se fue. Y volvemos al principio, ¿no? Y mi guitarra nunca dejará de llorar. Todo lo que es, dejará de ser y todo lo que fue, volverá a ser.

El Rey ha muerto, viva el Príncipe.

438 Total 1 Hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>