180° DE DISTORSIÓN

0

Por: Aidee Loza
Hoy en día no sólo nuestra memoria se encarga de guardar esos instantes que no queremos olvidar,  hay tantas maneras de capturar el mundo real con la fotografía y la manera de cómo se capturan esas imágenes inmortalizan la realidad que nos rodea. Pero no todas las cámaras y sus lentes captan lo mismo como lo vemos, sino que lo distorsionan. Hablamos de la magia del ojo de pez (Fisheye lens).

Estos lentes son famosos por su manera de captar la realidad, ya que rompen la norma y las fotografías sorprenden y cautivan al espectador, trasladándolo a un mundo en donde nada es lo que parece.

nikonfisheye

Un ojo de pez te ofrece una extrema sensación de lugar. Sientes estar dentro de la fotografía y fuera del mundo real.

Sus características particulares se encuentran en su lente extremadamente angular, esto quiere decir que, si utilizas uno de estos lentes, ya casi nada quedará fuera del encuadre de la fotografía. Esto es posible gracias a su mínima distancia focal: entre 8 y 16 mm y a la forma de su lente frontal. Su gran característica es la distorsión que se produce a lo largo y ancho de toda la escena: las líneas rectas se convierten en curvas y tal distorsión se incrementa a medida que estas se alejen del centro de la imagen.

Las ventajas de tomar fotografías con ojo de pez es que te permite tomas fuera de lo normal y realmente sorprendentes,  dan una gran profundidad de campo y te permite una visión angular extrema de 180 grados.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí