2 DE FEBRERO, unión de tradiciones

0

Por: Valeria García

Cualquier día es ideal para comer unos deliciosos tamales, sea cual sea la ocasión. El 2 de febrero se celebra el día de la candelaria, pero ¿realmente sabemos por qué comemos tamales y atole? ¿Sabemos cómo es que esta tradición ha perdurado a través de los años?

Esta celebración tiene sus orígenes en las culturas prehispánicas y en la religión, un punto de encuentro entre ambos conceptos que se mezclaron tras la conquista española. La costumbre popular dice que para simbolizar el día en que Melchor, Gaspar y Baltazar llevaron presentes al niño Jesús, comemos una deliciosa rosca de reyes.

Si en una de estas rebanadas te salió el muñequito te vuelves responsable de invitar a tu familia a comer tamales y a beber atole, para continuar con las rutinas católicas, como por ejemplo llevar al niño Jesús al templo para ser bendecido, justamente 40 días después de su nacimiento. Por otro lado, en la tradición indígena se llevaba a bendecir las semillas para la próxima siembra.

La idea de los tamales y el atole, ambos elaborados a base de maíz, tiene sus orígenes en las antiguas tradiciones prehispánicas. En las ofrendas, este elemento estaba siempre presente, ya que recordando un poco la historia de la creación del hombre, se cuenta que tras varios intentos fallidos utilizando diferentes materiales, fue el maíz el que finalmente logró darle vida.

Los riquísimos tamales sirven como ofrenda al niño Dios, al igual que a los antiguos Dioses prehispánicos, como uno de los elementos más importantes de la cultura Mexicana.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí