¿CURADURÍA? Hablemos de arte

0

La palabra curaduría, probablemente nos remite a la idea de una persona que restaura obras de arte, o hasta podríamos llegar a relacionarla con un asunto religioso, sin embargo, aunque en algún punto de la historia pudo existir cierta conexión, la realidad es que actualmente existe un gran trecho entre ellos.

Por: Valeria García.

La curaduría es un proceso por el cual se crea un marco para definir un universo entero, un profesional capaz de desarrollar estrategias de exhibición, para lograr traducir la obra de un artista y llevar de la mano al espectador por medio de la adecuada organización, a sentir, interiorizar y reinterpretar estas obras.

Es darle un significado a lo que se está viendo

El sentido de la exhibición significa todo ya que el espectador potencial decidirá su asistencia a partir de ello.
El sentido de la exhibición significa todo ya que el espectador potencial decidirá su asistencia a partir de ello.

Hace mucho tiempo sí tenía una relación con el tema religioso, pues en un principio eran los sacerdotes quienes resguardaban las piezas de arte. La idea de “belleza” comenzó a modificarse y por consiguiente las dinámicas del arte también. En la década de los 60’s, el término “curador” surgió con mayor fuerza.

El proceso curatorial actualmente incorpora múltiples disciplinas que pueden ser de gran ayuda con esta tarea de transmitir una idea, más que una idea, un sentimiento. El primer paso que lleva a cabo un curador, es definir un tema para luego pasar a la pregunta: ¿Cómo voy a transmitirlo?

Cuando la exposición persigue un propósito comercial, algunos curadores cuentan con la capacidad de efectuar una valuación para cada una de las piezas que participan.
Cuando la exposición persigue un propósito comercial, algunos curadores cuentan con la capacidad de efectuar una valuación para cada una de las piezas que participan.

Partiendo de ello hay varios aspectos que se deben tomar en cuenta, por ejemplo, el diálogo continuo con el artista, hacer la labor de interpretación, establecer premisas y argumentos que serán útiles, tener pleno conocimiento de la obra, el lugar donde se llevará a cabo, el presupuesto con el que se cuenta, jerarquizar y además cuestionarse continuamente para que la experiencia que cree en el espectador sea lo más completa posible.

La labor curatorial tiene el deber de crear públicos, de mostrar lo que es y no más, pues finalmente lo que se pretende es compartir, sacudir, mover, no complacer. Si el caso fuera distinto, no se obtendría nunca un conocimiento.

Compartir el arte es una noble labor, si bien es cierto que hoy en día existen muchas maneras de adentrarse en este mundo, aún hay sectores de la población que siguen sin tener la inclusión que esperaríamos a esta forma maravillosa de vivir, de expresar, de sentir que es el arte.

El diseño del montaje presenta cada pieza por individual para componer un conjunto general
El diseño del montaje presenta cada pieza por individual para componer un conjunto general

Que sea esta una invitación para nunca dejar de crear, ni de creer.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí