De Ladies a Lords

0

Los héroes de nuestro país se quedan cada vez más y más en el pasado, dando paso a una nueva clase de personajes que los medios de comunicación difunden y que la sociedad se encarga de darles su tiempo y propagación, como una salida ante el criterio pobre y sin rumbo por el que vamos como nación.

Por Redacción Pravia.

Atropellar ciclistas y huir de la escena mientras empujan a un policía, sobornar con 100 pesos a las autoridades de tránsito por manejar en estado de ebriedad, dirigirse con groserías a los oficiales y agredirlos físicamente en plena vía pública para luego irse como sin nada; o golpear a un empleado porque éste no quiso ayudar a  otra persona a cambiar una llanta, son acciones que, en el momento en que son descubiertas por alguien, se graban y difunden hasta convertirlas en virales, otorgando a los protagonistas el famosos título nobiliario.

El hecho de que las llamen “Ladies” o “Lords”  es porque los asocian con personas de clase alta con mucho poder y con estos adjetivos le dan un toque irónico al suceso. Las personas encontramos placer en ver a los supuestos influenciados, que creen que pueden saltarse la ley, haciendo el ridículo.

El hecho de que las llamen así es porque los asocian con personas de clase alta o con mucho poder.
El hecho de que las llamen así es porque los asocian con personas de clase alta o con mucho poder.

RAÚL TREJO, DOCTOR EN SOCIOLOGÍA DE LA UNAM, DICE QUE “TODOS TENEMOS UN ESPÍRITU VOYERISTA DENTRO Y NOS GUSTA VER A ALGUIEN EN UNA SITUACIÓN COMPROMETIDA. Y MÁS AÚN SI SE TRATA DE UNA PERSONA PODEROSA”.

Comenzó en 2011 cuando, en tan sólo unas horas, miles de retuits convirtieron a Azalia y Vanesa en las estrellas de la impunidad en México; así nacieron las “ladies de Polanco”. El video original, en el que se observa a las dos mujeres agrediendo a la policía en avenida Mazaryk tiene millones de vistas. Junto con las ladies surgieron los lords. Uno de los casos que dieron mucho de qué hablar en los medios fue “lord Rolls Royce”, un hombre que usó a sus guardaespaldas para agredir a un automovilista, hecho que derivó en una pista de tráfico de influencias de un regidor de Metepec.

Se usa como sinónimo para definir la prepotencia que impera en algunos mexicanos que se creen superiores, la mayoría de las veces, sin serlo.
Se usa como sinónimo para definir la prepotencia que impera en algunos mexicanos que se creen superiores, la mayoría de las veces, sin serlo.

El uso de los dispositivos celulares y de las plataformas como Twitter, YouTube o Facebook son los elementos que han sido una canal de comunicación y de denuncia de hechos de personas que sin justificación ejercen el poder. Estos personajes se hacen populares porque en esas plataformas se da a conocer la prepotencia y el sentimiento de superioridad con que se conducen hacia otros actores de la sociedad o ciudadanos en general.

Para triunfar con este apodo en México son necesarias dos cosas: creerse por encima de la ley, y que haya una cámara.

La desigualdad social que vivimos en el país es el punto de partida para subir los videos o fotografías a las redes sociales, se cree que el tener un estatus social mayor son motivos para llevar a cabo actos que están fuera de la ley, por lo tanto, los ciudadanos lo exponen públicamente para tratar de equilibrar y generar mayor equidad social, es un grito para que las autoridades apliquen la ley sin distinción.

Lorena Aguirre supo aprovechar el boom causado en redes sociales para usar su imagen a favor en distitnos contextos.
Lorena Aguirre supo aprovechar el boom causado en redes sociales para usar su imagen a favor en distitnos contextos.

Este fenómeno del que hemos sido testigos se debe a dos factores: el uso de las redes sociales como denuncia y castigo ciudadano, y la impunidad en el país. Dichas acciones, aunque fueron muy difundidas y criticadas, continúan en aumento, pues a pesar de la indignación que provocan, pocas han sido castigadas, hecho que más que solucionar el problema lo multiplica.

Nunca fue tan cierta la frase: “Todos tenemos derecho a cinco minutos de fama”, como lo dijo el artista Andy Warhol, expresión que se ha llevado al extremo en nuestro país, donde cualquier persona que corra con la “suerte” de ser videograbado en plena pendejada y logro de sus agresiones puede pasar a la historia como héroe nacional.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí