Disparar en RAW

0

RAW quiere decir ‘crudo’ en inglés.
Por lo tanto, se trata de un formato
con el cual se conserva la foto cruda, sin procesar.
Como si no se hubiese tomado aún.

Por: Aidee Loza.

Si tienes una cámara réflex digital te has percatado que tienes diferentes tipos de formatos para almacenar tus fotografías, el más común es el formato JPG, pero del que hablaremos es el no tan conocido formato RAW.

Las ventajas del formato RAW son evidentes si queremos sacar el máximo partido a nuestras imágenes.
Las ventajas del formato RAW son evidentes si queremos sacar el máximo partido a nuestras imágenes.

Cuando se dispara una foto en el formato habitual JPG, la cámara graba la imagen en la tarjeta de memoria de manera definitiva que no admite cambios posteriormente, o tal vez sí pero muy pocos. En cambio, si se dispara la foto en formato RAW estamos conservando de alguna manera la escena dentro de la tarjeta de memoria, y así se mantiene la posibilidad de terminar de tomar la foto posteriormente en el ordenador.

Con este formato estarás seguro que captarás toda la calidad posible, se podrá cambiar casi todo en la foto. Excepto detalles como encuadre, la disposición de los objetos o sujetos, cosas irreversibles.

En un formato JPG (interpretable por cualquier software de fotografía ya que es universal), la cámara registra la foto con ciertos datos: balance de blancos, saturación, exposición, contraste, etc. De esta manera la cámara comprime la foto o la empaqueta, y la deja reparada para visualizarla en cualquier momento.

En cambio, cuando se dispara en el formato RAW, la cámara registra no sólo los datos comentados arriba, sino todos los posibles valores de la imagen, dejando la foto de alguna manera manipulable a cualquier cambio posterior.

EL FORMATO RAW, AL ESTAR “CRUDO” Y SIN COMPRIMIR, OCUPA MUCHO MÁS ESPACIO EN LA TARJETA DE MEMORIA QUE EL FORMATO JPG. DONDE CABEN 400 FOTOS JPG POSIBLEMENTE SÓLO QUEPAN 110 FOTOS RAW.

Este formato no es universal como lo es el JPG, ya que cada cámara tiene su propia manera de hacer RAW. Esto plantea un problema de compatibilidad. Y aparte de todo, necesitaras instalar un programa en el ordenador que te permita abrir los archivos RAW.

Ya hay que preocuparse tanto por el balance de blancos, por ejemplo, pues sabes que luego en casa lo puedes ajustar hasta dejarlo en el punto que desees sin perder un ápice de calidad. ¿Cuántas fotografías has tirado a la basura en el pasado por un balance de blancos mal configurado?

blackroom

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí