Compartir,

Posted in:

EL AMOR EN TIEMPOS DE NEOSOLTEROS

Ver la soltería como estigma ya es cosa de hace unas 5 o 6 décadas. Son otros tiempos, nos han educado diferente, el mundo, las formas y los ideales van cambiando y eso de ser “el solterón/a” no supone un trauma y ahora es compensado con el éxito profesional, viajar y sentirse feliz sin la necesidad de alguien más.

Por Pravia.

Regularmente hablamos de la soltería como un tiempo intermedio mientras encontramos a nuestra pareja de vida, disfrutando las ventajas de estar solo y sacar provecho de la exquisita libertad antes de emparejarnos, pero… ¿y si queremos disfrutar esa “exquisita libertad” un poco más?

La sociedad dice que tenemos que tener un trabajo estable aunque no nos guste, casarnos, tener una casa, hijos, coche, salir a eventos sociales, ser monótono por todos lados. ¡Qué pinche flojera! Y es que, en realidad, no es que los Neosolteros desprecien el matrimonio, sólo tienen otras prioridades como la estabilidad económica y el crecimiento profesional, y el hecho de casarse no está entre sus metas personales.

neoSolteros (1)

Son más abiertos, aprenden otras disciplinas, acuden al teatro, cine, bares y se dan su tiempo para el orden

¿Es falta de compromiso entre las nuevas generaciones? ¿Egoísmo de no querer compartir su vida? ¿Defender su independencia? ¿No creer en las instituciones como el matrimonio?

Antes de hacerla de pedo sepamos que la verdad no es muy nuevo el término; comenzó a usarse desde principios de este siglo, luego de que la escritora Carmen Alborch lo empleara en su libro “Solas: gozos y sombras de una manera de vivir” (1999), para distinguir a estas personas de las que simplemente cargan con la etiqueta de “no casados”, “la tía dejada”, “el primo solterón”, y los describe como hombres o mujeres cuya prioridad es el éxito profesional y económico, seguros de sí mismos y preocupados por su bienestar.

Aunque la palabra se puede utilizar para nombrar tanto a hombres como a mujeres, es más común que se aplique a los primeros, pues en nuestro entorno aún existe una mayor presión social sobre las mujeres para casarse, de lo contrario son las famosas “solteronas”.

Los Neosolteros son profesionales muy calificados, desenvueltos, competentes, seguros de sí mismos y con un alto nivel cultural.

neoSolteros (3)

A los neosolteros les gusta cuidarse, vestirse bien, estar al pendiente de la moda, practicar ejercicio, aprender otros idiomas, tomar clases de pintura, cocina y dedicar tiempo a sí mismos, aunque no significa que no encuentren a la persona indicada para compartir el resto de su vida, lo que ocurre es que ellos mismos optan permanecer solteros y no es una cuestión que les preocupe.

Quienes escogen este tipo de vida enfocan toda su energía en su trabajo y proyectos individuales, pues el éxito es su principal meta. Por lo tanto, compartir la vida con otra persona puede resultar un obstáculo para alcanzar sus objetivos. Estas personas no ven a la soltería como un estigma o una carga aun cuando la sociedad, el cine, la literatura, etc., se encargue de indicarnos a cada rato que el objetivo de nuestras miserables vidas es casarnos.

En México, el aumento de este modelo de patrimonio se disparó de los 90 al 2000, y el INEGI hizo en el 2003 un estudio sobre este panorama; actualmente, según el último censo los Neosolteros comprenden el 12% del total de los hogares mexicanos.

Elegir vivir solo, más que un acto de egoísmo es una oda al individualismo, a la independencia y la autonomía, anteponiendo metas personales y profesionales, preferir el poder de decisión absoluto, y así abandonar la visión del matrimonio como un objetivo en la vida (ni siquiera vivir en pareja); sus prioridades son aquellas que les brinda satisfacción (viajar, tecnología, posgrados, relaciones sociales) casi siempre vinculado a su carrera profesional.

neoSolteros (2)

Los neosolteros eligen su desarrollo profesional, por más que eso los aísle de las relaciones amorosas.

Y claro la libertad sexual también cabe; como es de suponer, los encuentros casuales van al alza entre ellos, y según números de la Encuesta Nacional de Salud y Vida Social, en México 4 de cada 10 solteros tiene sexo una vez por semana sin tener pareja.

No se trata de egoísmo, pues una persona casada también puede ser muy egoísta. Lo que buscan los Neosolteros es disfrutar su independencia y su individualismo, explotarlos al máximo para satisfacer sus objetivos y alcanzar sus metas.

Un tema con muchas perspectivas a analizar, un modelo que cada vez influye no solo en los estilos de vida, sino en hábitos muy específicos, en la manera en que se promociona todo aquello que consumimos, los nuevos roles en la sociedad y en los medios, y la forma en que se construyen las casas también.

150 Total 1 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>