Compartir,

Posted in:

EL ÁRBOL DE NAVIDAD

Por: Valeria García.

El árbol de navidad tiene sus orígenes en ideas antiguas de los germanos,  y como muchas otras tradiciones que tenemos, hoy en día la hemos modificado y adaptado hasta llegar a lo que ahora conocemos.

 

arbol (2)

 

Los Germanos creían que la tierra y los astros colgaban de un árbol inmenso, al que llamaban “Árbol del universo”. Para celebrar la llegada de un nuevo comienzo con el solsticio de invierno, colgaban antorchas y bailaban alrededor del árbol.

El giro se produjo en el siglo VII, cuando según la leyenda, San Bonifacio, evangelizador de Alemania, arrancó de cuajo el árbol que representaba a esos antiguos dioses paganos para plantar en su lugar un abeto, que por su hoja perenne, simbolizaba el amor eterno de Dios a los hombres y con su forma triangular, explicaba el misterio de la Santísima Trinidad.

Después lo adornó con manzanas, icono del pecado original y la tentación, y con velas, imagen de la luz de Jesucristo. La tradición se fue enriqueciendo poco a poco y los alemanes, empezaron a utilizar otros elementos ornamentales como estrellas, bolas de cristal, espumillón y dulces.

La costumbre de adornar con él el salón de las casas surgió poco a poco en el siglo XVII en las regiones alemanas de Alsacia, Renania-Palatinado y Baden.

arbol (1)

Esa tradición encontró muy pronto arraigo entre los fieles protestantes, de hecho, la leyenda cuenta en Alemania que fue Martín Lutero (1483-1546) quien inventó la decoración a base de velas, frutos secos y manzanas, para simbolizar los dones que recibió la humanidad con la llegada de Cristo.

¡Felices Fiestas!

1808 Total 6 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>