Compartir,

Posted in:

EL PODER DE NUESTRA VOZ

Tips para enfocar tus ideas y triunfar en todo

¿Alguna vez te has detenido unos segundos a echar un vistazo dentro de ti mientras expresas una idea, o entonas una canción?

Por: Orlando Aguilar.

Generalmente la mayoría de las personas vivimos nuestro día a día de manera precipitada, limitamos nuestra atención hacia las cosas que se hacen de nuestro interés inmediato y la pasamos distraídos en sucesos y actividades que acaparan totalmente nuestros sentidos, bloquean nuestra percepción del mundo y reprimen nuestros deseos más sublimes.

Muy pocas veces somos capaces de enfocar nuestra atención hacia lo que ocurre dentro de nosotros; a visitar nuestro mundo interior y la forma en la que este mundo se expresa ante los demás.

Olvidamos muchas veces que tenemos el poder para cambiar ciertos aspectos que influyen en nuestra vida, y muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de que uno de ellos es: “la importancia y el valor que tiene nuestra voz interna”. (Nuestro verdadero “Yo”)

Seguramente has escuchado la frase: “la palabra tiene poder” o  “el poder de la palabra”. Lo podemos comprobar al momento de escuchar una misma frase recitada por diferentes personas, es fácil darse cuenta que aunque las palabras sean las mismas, el resultado individual adquiere un significado y un valor totalmente diferente dependiendo de la persona que la recita o expresa.

La forma en que les hablamos y nos expresamos hacia los demás, refleja también la manera en la que nos dirigimos y somos con nosotros mismos.

Esto es de suma importancia, ya que al  expresar nuestras  ideas; el tono de voz, las pausas, la seguridad, el lenguaje no verbal, entre otras cosas; permiten a nuestra mente doblegarse o motivarse para seguir estancado o avanzando hacia un rumbo u objetivo determinado. Y esto sin duda,  también influye en las personas que nos rodean.  (Hay que creérsela)

Como en el amor por ejemplo, no podemos dar algo que no tenemos hacia nosotros mismos. Si eres de las personas que acostumbran a ser muy duros consigo mismo, y ofenderse o hacerse menos cuando cometen un error; de alguna manera estas enseñando y condicionando a tu mente para reaccionar de la misma forma ante todo lo demás que te ocurra.

Si quieres convencer o persuadir a los demás, primero debes convencerte a ti mismo.

Si quieres hacer sentir bien a otros, debes comenzar desde el origen; conocerte, amarte y consentirte. No olvides nunca ser tu mejor aliado y comenzar a desarrollar ese gran potencial que se encuentra en nuestro interior.

322 Total 3 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>