Joaquín Sabina en León. “500 noches para una crisis”

0

Con más de 60 años, uno de los artistas más respetados de las últimas décadas, con millones de discos vendidos, libros publicados, pinturas, giras de conciertos en las que ha recibido el cariño de millones de personas que corean las letras de todas y cada una de sus canciones.

El de la pulcritud métrica, el que hace de la basura poesía, el de los ojos de niño, el Ubetense pintor que escribe en décimas. Joaquín Sabina regresó a León.

La gira “500 noches para una crisis” ha sido el reclamo para una gran celebración de los 15 años del que sin duda, es la obra cumbre de Sabina hasta el momento, su disco
“19 días y 500 noches”

Después de aquél 8 de Noviembre de 2013 cuando por primera vez cantó en las tierras de José Alfredo Jiménez, quedó la incertidumbre de si lo volveríamos a escuchar en vivo. En España corrieron los rumores de que “El Flaco” decía adiós, que los escenarios tendrían que descansar de él y viceversa.
Fueron rumores.

Año y medio después, regresó Sabina con la gira más feliz de su carrera; dicho por él mismo.

El pasado 21 de Mayo el Domo de la Feria vivió una noche mágica en donde casi 3 mil personas se pudieron reencontrar  con un repertorio que, como máximo protagonista fueron las canciones de ese álbum que se interpretaron de forma íntegra en su primera parte y que se completó, como es lógico, con algunos de sus grandes éxitos de su extensa carrera en la parte final de un show con más de dos horas de duración.

“Soñadas en los noventa, hay rimas que se reinventan bajo los mismos sombreros. Ojalá que las reciban y sigan latiendo vivas en sus cómplices oídos. Así que, contra el olvido, contra el ébola y el ISIS, para tiempos de tormenta… ¡Bienvenidos a 500 noches para una crisis!”

Y apareció en el escenario a las 9:04 de la noche.

“¡Buenas noches León, buenas noches Guanajuato, viva México Cab…!”

Abrió con “Ahora que”, seguida de “19 días y 500 noches” “, “Barbi Superestar” y “A mis 40 y 10” hasta llegar a un atinado “Caminos de Guanajuato”, para después pasar a los éxitos que le han dado fama, admiración y respeto.

Una producción a la altura de la conmemoración, una escenografía con una amplia pantalla central alimentada por las pinturas y dibujos de Sabina, seleccionados de sus cuadernos de gira, y algunos ya impresos en su último libro “Muy Personal”.

Con bombín negro y traje azul de despidió a las 11:43 de la noche al son de “Buenos Borrachos” dejando el ambiente teatral y de cabaret entre luces ambarinas, azules y escarlata.

“¡Hasta siempre León!, volveremos siempre que queráis”.

Por: Miguel Gómez del Campo y Sofía Monzón

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí