LA INMEDIATEZ EN LA MENSAJERÍA INSTANTÁNEA ¿ES BUENA?

1

Por Mayra Cruces

 

Los vistos, tardar más de cinco minutos en contestar y ver que alguien está en línea y nos está ignorando es lo peor que nos puede pasar, o eso creemos, vivimos en un mundo rodeado de etiquetas y estereotipos en los que no es posible tener una conversación con alguien que no sea por medio de los servicios de mensajería instantánea como Whatsapp, Telegram o Messenger sin entrar en pánico cuando pasan estas situaciones.

pexels-photo-267445

Son herramientas muy útiles, rápidas y se han convertido en una necesidad ya que se pueden en enviar imágenes, documentos, contactos, videos, enlaces y otras cosas más, son usadas por millones diariamente y facilita la comunicación con amigos, compañeros y empresas. Lo malo aparece cuando se hace un sobreuso de estas herramientas, muchos pensarán que es normal y que no existe un problema real, pero, ¿te has puesto a pensar cuántas veces te han reclamado por no contestar o dejar en visto? muchas veces no es a propósito, simplemente estamos ocupados y no tenemos tiempo de contestarle a todas las personas que nos escriben y eso es algo que se ha vuelto difícil de entender para algunas personas, la inmediatez en la que vivimos y que también nos proporcionan estas aplicaciones nos hace creer que todo debe ser así.  Nos olvidamos de que existe una vida fuera de lo virtual y que tenemos que vivirla, todos tenemos ocupaciones que nos hacen prestarles toda nuestra atención y eso no quiere decir que estemos ignorando a alguien.

GRAFICA_REDES_SOCIALES

WhatsApp-Image-2016-08-04-at-12.18.08-PM

Los sobreusos de estas aplicaciones están afectando principalmente a la comunicación cara a cara, se está perdiendo el valor de tener una conversación de frente con alguien o se usa como escudo cuando se quiere evadir alguna situación o responsabilidad, desde algo pequeño como no contestarle a alguien hasta evadir responsabilidades como el trabajo o escuela. Se ha vuelto tan normal esta manera de comunicarnos que incluso algunas empresas la están utilizando como plataforma para atención a clientes, aclaración de dudas o contratar servicios, ha hecho que las conversaciones frente a frente vayan disminuyendo cada vez más a tal grado que estando dentro de tu propia casa tu familia te envíe mensajes para avisarte que la cena está lista o que le bajes el volumen a la música, no se trata de menospreciar el avance tecnológico que hemos tenido a través de los años, sino de hacer conciencia de que nos estamos volviendo muy dependientes de estos servicios y los estamos tomando como margen para evaluar que tan importantes somos para alguien y que también esto nos trae problemas como ansiedad o depresión, nos inventamos miles de historias cuando la respuesta no es inmediata, nos aferramos a la idea de que la rapidez es sinónimo de importancia y el pánico se apodera de nosotros hasta que finalmente recibimos la respuesta sea o no la que esperábamos, lo que cuenta es que la respuesta llegó y nos tranquilizamos. Es muy interesante ver como se han ido creando varias interpretaciones para cada fase por la que pasamos cuando estamos teniendo una conversación por medio de estos servicios, primero si es una respuesta rápida significa que hay importancia en el asunto, si se tarda algunos minutos empezamos a dar vuelo a la imaginación y cuestionar nuestros propios pensamientos buscando justificaciones al porqué de la espera y si definitivamente tardan más de una hora en contestar hay dos opciones, la primera es enviar mensajes hasta que contesten como una forma de hacer presión y la segunda es dejarlo así pero hacerle lo mismo a esa persona cuando conteste o reclamarle. Que al final de cuenta no es la mejor solución y solo nos estamos creando problemas con la gente a lo tonto, pero es la única forma de sanar nuestro ego.

cellular-education-classroom-159844

Personalmente no me gusta mucho la aplicación, sí es verdad, la uso a diario y en muchas ocasiones me ayuda cuando tengo que comunicarme con alguien que no puede atenderme por medio de una llamada telefónica o cara a cara, que es por lo general la mayoría del tiempo, pero intento no usarla demasiado, solo cuando es necesario y eso me ha traído problemas, día con día me toca lidiar con quejas de personas de mi círculo social ya sea porque me tardo en contestar, por dejarlos en visto o por ser muy cortante al momento de contestarles, no es que no me interese lo que me cuentan pero prefiero verlos en persona así puedo saber cuáles son sus reacciones y mejorar los lazos que tenemos.

Tal vez sea un poco anticuado pero la inmediatez que te dan este tipo de servicios jamás se van a comparar con tener una buena conversación cara a cara con alguien y saber que está presente para ti poniéndote atención y este es el margen que debemos usar para medir que tan buenas son nuestras relaciones con quiénes nos rodean.

 

 

 

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí