Compartir,

Posted in:

MANDAR A LA CHINGADA CON ESTILO

Un océano de posibilidades

ADEMÁS DE SER UN MOMENTO LIBERADOR QUE TODOS HEMOS SENTIDO, ES TODA UNA DISCIPLINA QUE REQUIERE DE HABILIDAD E INGENIO AL MOMENTO DE SU PRÁCTICA.

Por Marisol Díaz.

/SolSunshine

Según Octavio Paz, la palabra “Chingada” en México; es una palabra que se convierte en un amplio abanico de posibilidades. Pero mandar a la chingada con estilo a alguien que solamente está chingando es todo un arte.

Como bien lo dice la lingüista y conferencista, Pilar Montes de Oca; “hay muchas formas de mandar a la chingada, porque no cabe duda que la chingada es el lugar más visitado en México. No solamente es un pueblo mágico, sino un patrimonio de la humanidad, es el lugar donde todos hemos sido mandados alguna vez o hemos mandado”.

Es de ingeniosos que podamos revelar las verdaderas intenciones del porque hay gente que quiere estar chingando, y esa señores, esa es la clave para mandar a la chingada con estilo.

Chingada1

Puede que haya dos tipos de impertinencia, la que es con dolo; con ánimo de humillar derivado de la envidia, y también está el tipo de impertinencia que es sin dolo; para gente con poca habilidad con las palabras, e incluso hasta porque presuponen ciertas situaciones.

Dice Álvaro Gordoa, experto en imagen pública: siempre nos ha pasado que nos encontramos con gente inoportuna que nos hace la vida difícil con preguntas incomodas que afecten de la peor manera lo que se puede percibir de nosotros. Pero hay que pensarlo así; cada vez que alguien abre la boca para hacer un cuestionamiento imprudente, el que sale con todas las de perder es quien quiere sacar la información por falta de sentido común.

Si llegamos solos a una fiesta es muy diferente el: ¿Y tú acompañante llegará tarde? Al: ¿Apoco llegaste solo?  Estos dos tipos de personas te ponen en una situación medio complicada porque, al igual les corroe el morbo por saber, y tú sólo buscas las palabras correctas para no cometer una grosería. Aquí perfectamente sabes a quién hay que mandar a la chingada diplomáticamente.

Chingada4

Simplemente hay usar nuestro sentido común. Aprendamos a mandar a la chingada con estilo cambiando las preguntas que la gente que se dedica a chingar nos hace. Generalmente hay preguntas o acciones que de verdad molestan y aquí fácilmente te dejamos respuestas para mandarlos a ese destino tan bonito que es la chingada.:

¿Porque no te has casado?
R – ¿Me vas a organizar la boda?
R – ¿Me ves con ganas?

Es como decirles No te importa educadamente. No olvides agregar tu mejor mirada y una sonrisa.

¿Qué edad tienes?
R – ¿A caso uso bastón?
R – Soy más joven que tú.

Agrega una mirada y sonrisa fija, además de una pausa incomoda.

¿Porque no te has casado?
R – Yo no necesito de alguien para ser feliz.
R – Llevo 2 divorcios.

Aquí la clave maestra es la sinceridad. Aunque si son amistades, ellos saben perfectamente que no querrás hablar de esos temas por el momento.

¿Por qué no te has embarazado?
R – ¿Me quieres embarazar?
R – No puedo ni conmigo.

La mayoría de estas situaciones nos agarran desprevenidos, la palabra chisme está latente en estas preguntas tan incomodas de personas inoportunas y morbosas y quizás hasta nos falta colmillo para mandar a la chingada a la persona sin necesidad de estar a la defensiva, es decir, con estilo.

Acuérdense que mandar a la chingada no es un insulto, es sólo una buena manera de ayudar a la gente a encontrar el camino correcto.

446 Total 1 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>