¿POR QUÉ FESTEJAMOS EL AÑO NUEVO?

0

El Año Nuevo es una de las tradiciones más antiguas de toda la historia, y se ha celebrado durante años de formas muy distintas. Para despedir el año hacemos de todo, nos reunimos con la familia que prepara una cena exquisita, salimos con los amigos, y qué decir de todos los rituales que, aunque todos juramos no ser nada supersticiosos, terminamos poniéndolos en práctica sólo “por si las dudas”.

Por Valeria García

Claro que el inicio de un nuevo ciclo es digno de celebrar, pues es la mejor forma de dejar atrás todo aquello que nos preocupa; algo así como debería ser el ideal de cada día, pero visto a gran escala y de manera colectiva, ya que es algo que nos concierne a todos.

Todo comenzó desde hace nada más y nada menos que 4 000 años, sin embargo, en las culturas occidentales comenzó apenas hace 400. En la antigua Babilonia era celebrado el día en que la temporada de cosecha terminaba entrada la primavera durante los meses de marzo y abril de nuestro calendario actual. Esto se llevaba a cabo como un ritual; durante los tres primeros días el sacerdote realizaba una serie de oraciones en honor al dios principal Marduk; pidiéndole con esto perdón y protección principalmente.

Marduk fue el dios de la última generación de Mesopotamia y la deidad patrona de la ciudad de Babilonia. Se levantó como cabeza del panteón de dioses babilónicos.
Marduk fue el dios de la última generación de Mesopotamia y la deidad patrona de la ciudad de Babilonia. Se levantó como cabeza del panteón de dioses babilónicos.

Durante los días siguientes un desfile de dioses comenzaba, y no me refiero con esto a que aparecían mágicamente en el mundo de los vivos, sino que sus estatuas eran traídas desde diferentes lugares para colocarlas junto a su templo durante el periodo de celebración.

Durante las fiestas de oración se escuchaban cánticos y oraciones muy diferentes entre sí, dependiendo la deidad a la que fueran dirigidos. Estas fechas eran perfectas para que el poder político y religioso se uniera, todo esto con un trasfondo de celebración e intentando serle fiel al sentido religioso que buscaban darle, como una renovación espiritual y con la principal finalidad de suplicar por las buenas cosechas del ciclo siguiente.  

Pero la celebración que hoy conocemos comenzó a realizarse el 1º de enero del año 1528, cuando el papa Gregorio Xlll hizo unos cuantos ajustes en el calendario Juliano que era en el que se vivía por aquellos tiempos, sustituyéndolo por el Gregoriano.

Gracias a este señor don Gregorio es que hoy por hoy, podemos decir que un nuevo ciclo comienza para nosotros en este preciso día. Sin embargo, el cambio es constante y no sólo es cuestión de tiempo, sino que son un montón de cosas las que nos hacen festejar de tal o cual forma.

anioNuevoPorQue (4)

En México por ejemplo, a algunos nos encanta reunirnos en familia y realizar los rituales que hemos adquirido con el paso de los años y las tradiciones que nos han sido transmitidas; cocinar el pavo, romeritos, comer una uva por cada campanada, cenar después de las 12:00 y salir corriendo con las maletas para que sea un año repleto de viajes. ¿A ti también te suena familiar?

En Brasil, se guarda una estrecha relación con el mar. Las personas van a las playas, algunas vestidas con ropa blanca. Suelen saltar por encima de siete olas, o lanzar al mar barcos llenos de flores, todo bajo la creencia que esto traerá buena suerte. Funcione o no, es una de las tradiciones de fin de año que me parecen más cautivadoras, imaginar el mar al anochecer con todos esos colores y luces.

anioNuevoPorQue (2)

EN ARGENTINA, TERMINAN EL AÑO CON FUEGO. SÍ, FUEGO. ES TRADICIÓN CONSTRUIR MUÑECOS DE PAPEL, MADERA, Y ALGUNOS OTROS ELEMENTOS QUE EL FUEGO PUEDA CONSUMIR RÁPIDAMENTE. ES UNA FORMA DE REPRESENTAR EL DESHACERSE DE TODO LO MALO QUE TE DEJÓ EL AÑO QUE SE VA.

Y si nos vamos un poco más lejos, podemos descubrir que estas tradiciones abarcan mucho más de lo que conocemos. En Tailandia le llaman “Songkran” y se celebra durante 3 días en el mes de abril. Suelen aventarse cubetas de agua en espera de que las lluvias sean abundantes el año siguiente, además de aprovechar para limpiar a detalle todas las estatuas de Buda. Se cree que una forma de atraer la buena fortuna es liberar a los pájaros de sus jaulas o lanzar peces al rio.

Songkran, en Tailandia.
Songkran, en Tailandia.

El año nuevo debería ser más una cuestión de vivir el presente, de comprender que el hoy es lo que cuenta, de reflexionar sobre lo que somos y tenemos. No es necesario fijar una fecha en el calendario para soltar lo que te pesa y dedicarte a lo que te interesa.  Soy más de la idea de que cada día es un comienzo, es nuestro ciclo personal. No quiero terminar estas líneas sin invitarte a que hagas de cada día un inicio, ¿qué mejor forma de agradecer a la vida, sino vivir haciendo lo que amas?

En realidad, lo que importa no es la forma en la que festejes estas fechas, no importa si para ti es Año Nuevo o New Year, o el Songkran, o el dios Marduk, sino lo que simboliza para el mundo; todo se resume en agradecer por lo que fue, en liberar, en dejar pasar todo lo malo y principalmente ver hacia un futuro más prometedor.

¡Qué tengas un excelente año¡

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí