Compartir,

Posted in:

SENSIBILIDAD EQUINA

Por: Yarumi Vidal

Todas las personas que hemos tenido alguna vez animales domésticos nos hemos dado cuenta de que a través de la r­utina y un poco el conductismo, llegamos a establecer un lenguaje que permite una comunicación básica, aunque solamente sea que entiendan cuando se les da agua y comida en el caso de los cerebros más básicos. Lo interesante es que entre mayor es la inteligencia de los animales dom­ésticos, mejor entienden  los estados de ánimo, las palabras y los gestos que se expresan.

Los animales son sensibles a las pulsaciones, posturas y diferentes químicos que los cuerpos segregan o escasean por los estados de ánimo, por lo cual llegan a “leer” hasta cierto punto, a las personas y sus intenciones, sobre todo cuando no son buenas. El miedo, al ser una  emoción primaria, es esencial para la sobrevivencia, así que son mucho más sensibles ante cualquier cosa que amenace su seguridad y/o vida.

caballos

Podemos decir que los caballos son animales sumamente sensibles, cuentan con un destacado sentido de la vista, teniendo un rango de visión de 340°; un olfato que aunque menor que el de un perro, es bastante bueno pudiendo identificar feromonas  y diversos olores sutiles;  en el gusto y tacto dejan algo que desear, pero lo que me parece sumamente destacable es el oído, es tan fino que alcanzan a distinguir sonidos de un decibel,  su rango de audición le permite percibir ultrasonidos.

Pueden escuchar sin ningún problema el ritmo del corazón humano y otros seres, pulso que cambia dependiendo de distintos estados de ánimo, esto se puede comparar con un polígrafo animal.

Caballos1

En un estudio realizado en Reino Unido por parte de la Universidad de Sussex, a 28 caballos domésticos de diferentes granjas, llegaron a la conclusión de que los equinos tienen una especie de reconocimiento facial para captar 17 emociones en los seres humanos ¿Qué es lo que tiene de sorprendente considerando que estos animales tienen fama de ser nobles y hasta empáticos?

Pues ese reconocimiento de gestos emocionales agradables y desagradables se hizo mediante fotografías, sin necesidad de tener a una persona frente a ellos.  Al verlas, los caballos giraban su cabeza para poder observarlas con su ojo izquierdo y así analizarlas con el hemisferio derecho del cerebro, lugar en donde está su procesamiento de emociones.

caballos2

Son animales que pueden hacer una radiografía en menos de un segundo para saber acerca de nuestras intenciones.

Al captar imágenes de desagrado y enfado, los equinos mostraban una aceleración en su ritmo cardiaco, otro detalle es que levantaban las cejas al enfrentare ante una cara expresando susto o sorpresa.

El estudio que sin duda nos revela que hay capacidades animales que van más allá de lo que imaginamos, probablemente una pregunta que ronde es ¿Qué tiene de interesante que  sea mediante fotografías este experimento? Pues que se anula por completo todo factor de lectura biológica que se da naturalmentepor el equino. El sentido del oído y el olfato quedan nulos para distinguir las pulsaciones y para la identificación de químicos, lo cual nos habla de una especie de memoria instintiva ante las expresiones.

Los resultados de este estudio fueron publicados el 10 de febrero de este año  en la página rsbl.royalsocietypublishing.org/content

660 Total 3 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>