Compartir,

Posted in:

Venezuela en coma

Esa mañana, tres recién nacidos ya habían muerto…

Por: Miguel Gómez del Campo.

El día comienza con los riesgos habituales: la escasez de antibióticos, soluciones intravenosas y alimentos. Luego, un apagón eléctrico se extendió por la ciudad y los respiradores de la sala de maternidad dejaron de funcionar.

Los bebés están muriendo. Los médicos hacen todo lo posible para mantenerlos  vivos; les bombean aire de forma manual hasta que los empleados quedan totalmente exhaustos. Es imposible saber cuántos bebés mueren por la interrupción de energía. Esta nación tiene las mayores reservas de petróleo del mundo, sin embargo, el gobierno no ahorró. Ahora que cayeron las cotizaciones del crudo, se proyecta una sombra destructiva por todo el país.

Pacientes en los pasillos porque no hay camas. Son hospitales de campaña en un país donde no hay guerra.
Pacientes en los pasillos porque no hay camas. Son hospitales de campaña en un país donde no hay guerra.

La crisis económica en Venezuela ha desembocado en una emergencia de salud pública que causa la muerte de un número incalculable de venezolanos a diario. Es sólo una parte de una crisis mayor que se ha vuelto tan generalizada que se decretó un estado de emergencia que ha aumentado los temores de que el gobierno colapse. Hay tan poca electricidad que el gobierno sólo trabaja dos días a la semana para ahorrar la energía que queda.

Los guantes y el jabón han desaparecido de algunos hospitales. A menudo, los medicamentos para el cáncer sólo se encuentran en el mercado negro.

Las farmacias están llenas de estantes vacíos debido a la escasez de las importaciones que el gobierno ya no puede pagar. Cuando los pacientes necesitan un tratamiento, los médicos le dan a la familia una lista de medicamentos, soluciones y otros elementos necesarios para estabilizarlos o para realizar una cirugía. Los familiares deben encontrar a los vendedores del mercado negro que tienen las mercancías.

Los enfermos son tratados pese a que la salas de operaciones todavía están llenas de la sangre de otros pacientes.
Los enfermos son tratados pese a que la salas de operaciones todavía están llenas de la sangre de otros pacientes.

Samuel Castillo, de 21 años, llegó a la sala de emergencias con dolor en el vientre y necesitaba sangre. Pero los suministros se habían agotado. Así que sin agua, guantes, jabón ni antibióticos, un grupo de cirujanos lo prepararon para removerle el apéndice que estaba a punto de estallar. Ese día fue declarado como feriado por el gobierno para poder ahorrar electricidad, y el banco de sangre solo toma donaciones en días laborables. Castillo murió esa noche.

Durante los últimos 4 meses y medio, los hospitales en Venezuela no han tenido materiales para imprimir los rayos X. Por lo tanto, los pacientes deben utilizar sus teléfonos para tomar una foto de sus exploraciones y llevárselas a su médico.

Bebés prematuros murieron recientemente mientras eran trasladados al principal hospital público porque la ambulancia no tenía tanques de oxígeno. El hospital no funciona a toda su capacidad porque las máquinas de rayos X o de diálisis renal se dañaron hace mucho tiempo. Y no hay camas suficientes, por lo que algunos pacientes yacen en el suelo en charcos de su propia sangre.

Los doctores del Hospital Luis Razetti en Venezuela, improvisan con jarras y envases de plástico para estabilizar a los pacientes con fracturas.
Los doctores del Hospital Luis Razetti en Venezuela, improvisan con jarras y envases de plástico para estabilizar a los pacientes con fracturas.

No hay suficiente agua para lavar la sangre de las mesas de operaciones. Los médicos se  preparan para las cirugías y tienen que limpiarse las manos con botellas de agua mineral. Las cifras son devastadoras. La tasa de mortalidad entre los bebés de menos de un mes de edad aumentó más de cien veces en los hospitales públicos dependientes del Ministerio de Salud.

Dudo que en otro lado del mundo exista un mejor sistema de salud que este”, dijo Nicolás Maduro. Presidente de Venezuela.

Hacer filas para poder comprar comida es una característica de la vida en Venezuela, pero hoy en día estallan en saqueos. El bolívar, la moneda venezolana, ya casi no tiene valor.
¿Cómo ayudar a quién no se deja ayudar?
¿Cuándo va a parar esto?

1186 Total 1 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>