ENERGÍA INALÁMBRICA

0

PRAVIA 10 (marzo – abril 2014)

Por: Rodrigo Aguilar y Laura Elisa.

Nikolas Telsa fue un genio olvidado en su tiempo por las presiones comerciales de otros inventores, es el verdadero héroe de la ciencia y deberíamos avergonzarnos de no saber más de él y sí de otros no-inventores pero si buenos vendedores.

Uno de sus mayores inventos que nunca vieron la luz del día por no poder encontrar financiación es la Torre Wardenclyffe, o más conocida como la Torre de Tesla. Este genio creía que era capaz de encontrar la forma de transmitir energía mediante el aire, al igual como hoy en día somos capaces de transmitir datos inalámbricamente, gracias a muchas torres alrededor del mundo que funcionarían como repetidores.

Si puedes imaginar un mundo de dispositivos incrustados en las paredes, las carreteras y los bienes de consumo, quiero también imaginarlo sin tener que cambiar la batería de los mismos cada tantos meses o años. Incluso mientras avanza la telefonía celular y se desarrollan productos más conectados en línea, aún estamos limitados por la vida de la batería. Pero en empresas como Qualcomm, Texas Instruments , ARM y muchos más, están haciendo su mejor esfuerzo para hacer chips que pueden cosechar energía y luego construir los sistemas que pueden almacenar y utilizar ese poder precioso.

Sin entrar en la física , sabemos que la energía está en todas partes, y no sólo hablo de la buena vibra sino de energía eléctrica realmente utilizable, el reto para las compañías de chips es encontrar la manera de capturar o cosechar suficiente energía y almacenarla para su uso posterior en los dispositivos de uso cotidiano. Fuentes como la energía solar o la cinética no siempre están disponibles. Es hora de que los  sensores ya pueden capturar y aprovechar las ondas inalámbricas de baja frecuencia que están en aparatos como televisiones, transmisores de televisión, microondas, router inalámbricos, GPS, etc.

En general, usamos cuatro tipos de fichas de recolección de energía:

Cinética: Energía basada en movimientos y ha estado alrededor por décadas. Estos chips pueden ser utilizados para cargar un reloj o incluso un sensor que contiene un conjunto de celdas de combustible entre el teclado y la placa del circuito impreso. Esto causaría que, a medida que el usuario usa el teclado, el aparato transforma esa energía cinética en energía que almacena en las celdas de combustible. Según la patente, el calor se disipa por medio de las teclas.

Térmica: Un chip basado en este diseño recibe su energía de un diferencial de temperatura, por lo que podría alimentar algo que se lleva cerca de su piel si el aire circundante es mucho más cálido o más frío.

Luz: Imagina un panel solar muy pequeño . Al igual que en todos los paneles solares, el reto es captar la mayor cantidad de energía posible, sin necesidad de una gran superficie.
Frecuencia electromagnética: Las compañías han estado tratando de cosechar ondas de radio desde hace décadas, pero el truco está en generar la energía suficiente y dirigirla a una amplia gama de frecuencias.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí