ANTICONCEPTIVOS Y PLANEACIÓN FAMILIAR

0

PRAVIA 18 (Julio – Agosto 2015)

Por: Andrea Chávez

Las personas desde tiempos ancestrales han utilizado todo tipo de sustancias y artefactos para controlar los embarazos. Algunos útiles y  otros incluso peligrosos.

Los primeros datos que tenemos se remontan a un papiro egipcio, el Papiro de Petri, del año 1850 a.C., el cual recetaba una mezcla de estiércol de cocodrilo y miel colocado en la vagina femenina antes del coito para supuestamente impedir el embarazo.

Aristóteles explicaba métodos anticonceptivos con ungüentos que se ponían en las paredes vaginales de aceite de cedro, aceite de oliva o incienso. También Hipócrates en su libro «Las enfermedades de las mujeres» ya sabía que el momento fértil se producía después de la menstruación.

Las mujeres después descubrieron que amamantar a sus hijos durante dos o tres años después del parto, les evitaba el embarazo. La historia del condón, se remonta nada menos que a la época de Minos, rey de Creta. Pero fueron los romanos los primeros en emplearlo como barrera contra las enfermedades venéreas. El origen de los anticonceptivos orales se remonta a bebidas inocuas que contenían aceites, frutas, granos y otras especies vegetales, y otro tipo de sustancias no tan inocuas como la orina o vísceras de animales. Es incuestionable la influencia positiva y determinante que ha tenido la anticoncepción en la sexualidad humana, especialmente para las mujeres.

Es por eso que hoy en día existen varios métodos anticonceptivos que no solo son seguros sino que también son muy fáciles de usar y esto los hace muy populares entre la población femenina. Cada vez se tienen menos efectos secundarios con algunos de ellos, como las hormonas que causan menos alergias y se acercan en su mayoría al 97% de efectividad. Daremos un breve repaso  de los métodos anticonceptivos que existen actualmente, cómo se usan, cómo funcionan y así poder tomar una decisión informada sobre qué método es mejor para cada persona.

Hormonales

Todos los métodos de esta categoría utilizan hormonas para evitar la ovulación. Es importante recalcar que existen varias contraindicaciones para el uso de hormonales. Así que antes de decidirte por alguno de estos acude al médico para que tengas un poco más de información y que sepas si eres candidata a alguno de ellos.

Anillo vaginal

Duración mensual. Es de plástico flexible, suave y sin silicón ni látex. Se coloca el primer día de la menstruación dentro de la vagina. Se usa por un periodo de tres semanas y se descansa una.

Inyección hormonal

Tiene una duración de uno a tres meses. Se inyectan hormonas cada uno, dos o tres meses en los primeros días de la menstruación. No contiene estrógeno.

Parche transdérmico

Su duración es mensual y consta de una banda adhesiva que se coloca sobre la piel del abdomen, glúteos, espalda o brazos. Se aplica por un periodos de tres semanas consecutivas y se descansa una durante la menstruación.

Pastillas anticonceptivas

Su duración es mensual. Consta en tomar una pastilla diaria por un periodo de 21 o 28 días dependiendo de la presentación.

Implante

Tiene una duración de tres años. Se trata de una pequeña barra plástica que contiene hormonas y se aplica de manera subdérmica en el brazo. Es altamente eficaz.

DIU (método hormonal intrauterino)

Tiene una duración de hasta 10 años es un pequeño sistema plástico en forma de T que libera pequeñas cantidades de hormona. Se coloca en el útero y su acción hormonal es local.

Métodos de barrera

Los únicos métodos de este tipo son tanto el condón femenino como el masculino. Estos dos métodos son los únicos que además de ayudarte a prevenir embarazo también previenen las enfermedades de transmisión sexual, algo que realmente debemos que tener en cuenta.

Existen además los llamados «métodos naturales» en los que no se administra ningún tipo de sustancia a nuestro cuerpo, estos son el coito interrumpido. El segundo es el método conocido como Billings que consiste en que la mujer observe los cambios en su flujo vaginal tales como viscosidad, abundancia entre otros, para así saber los días en que se encuentra ovulando. El ritmo es simplemente llevar la cuenta de los  días de su ciclo  y así saber en qué días se lleva a cabo la ovulación. Y por último, la temperatura corporal, que en la mujer tiene variaciones en los días de ovulación por lo que este método consiste en tomar la temperatura todos los días a la misma hora para detectar los cambios producidos por la ovulación. Estos métodos naturales no son tan seguros ya que el ciclo de cada mujer es diferente y tienes realmente que conocer tu cuerpo para poder utilizar alguno de ellos.

Te podrás dar cuenta que fácilmente encontrarás más de uno que se adecúe a tus necesidades, tanto para hombres como mujeres. El prevenir un embarazo no deseado no solo es responsabilidad de la mujer, así que platica con tu pareja para que ambos estén informados acerca de esto que puede realmente cambiarles la vida. Un hijo no deseado o que llega en mal momento puede ocasionar muchos conflictos tanto personales como para la pareja. Evítalos. Infórmate y CUÍDATE.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí