DE AÑO NUEVO Y OTROS PROPÓSITOS

0

PRAVIA 09

Por: Patti Chapatti.

Al comerse la doceava uva, iniciando el año nuevo, sonrió… tenía muy claro cuál iba a ser su último deseo, era tan simple: había decidido dejar de auto-sabotearse, ya no complicarse más la vida y ser simplemente la mujer más feliz. Total ¿qué tan complicado podía ser? Lo iba a lograr, es bien sabido que ella nunca se toma las cosas a la ligera -no señor- lo iba a conseguir y ya tenía un sencillísimo plan diseñado.

Se compró el libro más recomendado de Feng Shui para recibir este 2014, además de aprovechar la promoción del mes que tiene el gimnasio y entrar al reto fitness que tanto han estado anunciando en radio y tele.  La cita con el nutriólogo ha quedado agendada para la próxima semana.

Ya regaló la ropa que no le queda o no usa, ha decidido dejar de consumir lácteos y embutidos. También tendrá un día especial en la semana en la que cene y visite a sus padres. Reducirá el tiempo que pasa navegando en las redes sociales y páginas de moda, ya sólo utilizará dos de las seis horas que acostumbraba.

Aún no sabe muy bien cómo va a hacerlo pero debe aumentar sus ingresos económicos y espera realizarlo antes de la segunda mitad del año, así podrá cambiar su automóvil por un híbrido. Además aprendería a ser una femme fatale de una vez por todas, ya basta de usar ropa interior “aniñada”, cómoda y simple, ¡welcome lingerie, we’ve been waiting for you!

Dormir al menos 6 horas diarias. Además tendrá una libreta junto a su mesa de noche para anotar, tan pronto se despierte, aquellos sueños que pudiera recordar, los que se le quedaran grabados, para después consultar en la “Enciclopedia de los Sueños” el significado de éstos: he leído que es importantísimo poner atención a los mensajes que nos revela nuestro subconsciente al estar dormidos… sería tan estúpido desaprovechar esta sabiduría que me trae la almohada noche tras noche.

Saldrá a andar en bicicleta los miércoles por la tarde y sólo utilizará desodorantes orgánicos combinados con un poco de bicarbonato -nadie quiere ser la apestosa de la oficina-. No renovará ninguna de sus tarjetas de los grandes supermercados quién carajos necesita comprar 20 rollos de papel de baño en Costcoy cocinará más en casa consumiendo productos frescos de los mercados y tianguis locales.

Sí, ya no se iba a complicar más la vida. Ahora sería una persona física, emocional y espiritualmente feliz. Por eso es que ahora sólo le faltaba encontrar a Dios. Hace años que no profesaba ninguna religión y este era el momento ideal para emprender la búsqueda hacia la espiritualidad que tanto anhelaba. Y como Dios puede estar en cualquier parte (dicen) elaboró una lista de libros a consultar. Tenía que conocer distintas prácticas religiosas, sus rituales y saber cuál de ellas sería la que embonara tanto con su personalidad como con su estilo de vida.

Estaba tan contenta, esa última uva la había inspirado tanto… si… ser feliz no era nada complicado, cuestión de hacer unos pequeños ajustes a la forma en que vivía y… ¡voila!….

Y entonces sí, una vez que lograra todo aquello que se proponía con esa última uva no sólo sería una mujer más completa, saludable, espiritual, auténtica y sexy, sino que aprovecharía cada minuto de su día y se convertiría en una de las personas que más admira, de las que no tienen miedo a decir lo que sienten y piensan, las que se arriesgan, se equivocan y superan sus miedos. Sí, no era nada complicado, ¡iba a ser muy feliz! Y es así como por fin aceptaría esa invitación, que lleva meses, a jugar boliche y tomarse una cerveza…

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí