INSOMNIO

0

PRAVIA 15 (enero – febrero 2015)

Por: Dra. Andrea Chávez

¿Te ha pasado que por más que cuentas borreguitos en la cama no puedes quedarte dormido? ¿O no te cuesta quedarte dormido pero despiertas cada dos horas y al día siguiente no eres más que un bulto andando?

Casi a la mayoría de las personas nos ha pasado más de una vez el no poder dormir, no dormir del todo o simplemente no descansar lo suficiente para estar activos durante el día.

unosinsom

Para poder entender más a fondo qué es el insomnio y por qué nos perjudica, primero tenemos que entender qué es el sueño y para qué nos es bueno. El sueño es un estado fisiológico imprescindible para la vida, y su calidad y cantidad afectan directamente a la salud del Individuo. Entre las funciones fisiológicas del sueño está la de autorregular las funciones del sistema nervioso central y de los demás tejidos, restaurar los centros de reserva de energía  y almacenar los datos en la memoria. Entendiendo esto ahora sí podemos definir al insomnio como un trastorno del sueño el cual consiste en la incapacidad de dormir en calidad o cantidad para sentirse descansado y activo. Se caracteriza por la dificultad para conciliar o mantener el sueño, y el despertar precoz  y un sueño no reparador.

La cantidad de sueño que necesitamos para estar bien es variable de persona a persona pero en promedio un adulto necesita al menos 8 horas al día.

Las causas de este padecimiento de igual manera son variables como los malos hábitos del sueño, depresión o ansiedad, o bien el consumo de sustancias como cafeína, refrescos y algunas drogas.

Existen diferentes tipos de insomnio, según sus causas, su origen o su duración. Sea cual sea el tipo lo primero que debemos hacer para poder ponerle solución a éste, es indagar bien cuál es la causa y tratarla.

Algo que puede ayudar es:

  • Establecer horarios para acostarse y levantarse.
  • Permanecer en la cama únicamente durante el tiempo necesario de sueño. (7.5 u 8 horas diarias).
  • Evitar consumir sustancias que estimulen el sistema nervioso.
  • Evitar dormir durante el día.
  • Realizar algún tipo de actividad física durante el día.
  • Tomar un baño por su efecto relajante.
  • Comer en horarios regulares y evitar comer en exceso antes de acostarse.
  • Mantener condiciones adecuadas de temperatura, iluminación, sonido y comodidad.

dosinsom

Si esto no funciona lo mejor será que acudas a tu médico para que te oriente sobre algunas otras alternativas como terapias o medicamentos.

Pero recuerda siempre que el sueño es vital para llevar una vida activa así que tratemos a nuestro cuerpo no como una máquina y démosle el tiempo necesario para descansar.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí