Compartir,

Posted in:

LA ENFERMEDAD DEL CHISTE

¿Qué le dijo un cable a otro cable?

Por: Valeria García.

Al contar chistes, hemos puesto a Pepito en miles de situaciones y escenarios, hasta hemos llegado a encariñarnos con este personaje, pues un chiste sin Pepito, no estaba completo. Existen personas que parecen tener un talento innato para esto, dicen algunos que resulta más complicado provocar risa que lágrimas. ¿Tú qué opinas?

En la escuela, no importa el grado en el que nos encontremos, siempre habrá alguien que sobresalga por sus buenas bromas y otro que recordaremos porque no dejaba de hacer chistes, muy malos por cierto. Lo que seguramente no sabías es que éste último pudo haber padecido un extraño síndrome conocido como el síndrome de Witzelsucht.

síndrome

Las personas que sufren de él no paran de hacer chistes y bromas y ríen de cosas que normalmente a nadie causan gracia.

La también conocida como “enfermedad del chiste” fue diagnosticada por primera vez en 1929 por un neurólogo Alemán, lo extraño aquí fue la forma en la que lo descubrió. Se encontraba en la sala de operaciones realizando una cirugía a uno de sus pacientes que tenía un tumor cerebral. Durante esa época, que los pacientes estuvieran conscientes durante la operación era algo normal, y en el momento en que el médico comenzó a retirar el tumor, el hombre comenzó a contar chistes como si algo en él se hubiera activado, sin poder parar.

sìndrome2

Los que sufren de este síndrome no pueden dejar de hacer bromas, pero son incapaces de reírse con la de los demás.

Por sencillo que parezca, la risa es en realidad un proceso muy complejo. El humor viene como recompensa, algo similar a lo que se activa con la comida o el sexo. Lo  que sucede es que nuestro cerebro está acostumbrado a una estructura exacta y coherente, en el momento en el que algo rompe con este patrón y encuentra una incongruencia, es percibida por nuestro cerebro y esta se auto-recompensa.

Todo esto ocurre alrededor de los lóbulos centrales donde se sitúa el pensamiento analítico, y esta es precisamente la zona dañada de los que padecen el mal de Witzelsucht. Además de un extraño sentido del humor, las personas que sufren de este síndrome tienen dificultades para comprender los sentimientos de otros.

síndrome3

Esta enfermedad puede ser tratada con ciertos antidepresivos que se utilizan para tratar trastornos del estado de ánimo. Y sí, por extraño que parezca, la enfermedad del chiste sí existe.

1766 Total 3 Hoy

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>