Reflexiones sobre nuestras vidas

0

PRAVIA 19 (septiembre – octubre 2015)
Por: Ramiro Llamas Peña

Hola lector y bienvenido al lugar donde la lógica, la coherencia, lo incuestionable y lo que creemos real en la vida dejan de tener validez, claridad y fundamento. Esta vez quiero tomarme la oportunidad de tocar un tema que a mi parecer es muy delicado ya que la mayoría de nosotros lo hacemos día con día y sin ser conscientes de ello, este es el tema de las “etiquetas”. Es un tema muy importante porque el peso y efecto que tienen las palabras pueden llegar a ser devastadoras o muy alentadoras, por lo que debemos de tener mucho cuidado con lo que decimos porque las palabras se vuelven realidad. Lo que creemos lo creamos, de esta forma en el momento que cristalizamos una idea en nuestra mente (que se crea por medio de las palabras) ésta se convierte en nuestros ojos que ven el mundo que vivimos, de esta forma podemos tener una visión de nosotros mismos y del mundo que nos rodea de manera optimista, feliz, agradable o devastadora, negativa, deprimente, angustiante o en algunos casos lograr tener muchas visiones diferentes de nuestro mundo a la vez, ¿Cuál es entonces la forma correcta de hablar y cuál es la incorrecta? ¿Esto quiere decir que siempre tenemos que decir palabras alentadoras? ¿Por qué a algunas personas no les afecta de la misma manera ciertas palabras como a otras? No existe una forma correcta o incorrecta de cómo hablar, cada uno de nosotros tenemos diferentes maneras de expresarnos, sin embargo no todos entendemos lo mismo cuando nos hablan, por lo que desde mi punto de vista no es necesario tener que estar hablando alentadoramente todo el tiempo, pero si tenemos que observar y pensar antes de hablar de qué manera podemos comunicar lo que queremos decir, preguntarnos a nosotros mismos cuáles son las mejores palabras y si el momento es el indicado para transmitir algún sentimiento, enojo, molestia, o reconocimiento ya que para algunos individuos puede no serlo.

Es algo similar con “las etiquetas” que damos a las personas y sobre todo a los niños, generalmente hablamos o juzgamos sin conocer a las otras personas y nos dejamos llevar por apariencias y lo que vemos como primera impresión, nos fijamos en cómo se viste, cómo se arregla, cómo habla, en su físico, tatuajes, el coche que tiene, etc. Fulano es “drogadicto”, Perengano es “negro”, Sutana es “puta”, Fulanito es “huevon”, Perenganita esta ”loca”, “pobre”, ”depresivo”, “lento”, “gordo”, “horrible”, “teto”, ”gay”, “loser” , ”psicótico”, etc. ¿ Haz pensado de qué manera afectan tus palabras a los que te rodean?  Y, ¿Cómo puedes describir o “etiquetar” a una persona si no conoces su vida? Debemos  tomar en cuenta que no todos vivimos las mismas experiencias, por lo que no todos entendemos las cosas de la misma forma. Debemos aprender a escuchar y comprender, como dijimos al principio de este artículo, lo que crees lo creas, además no solo somos una descripción sino muchas otras, podemos ser “inteligentes”, deportistas”, “creativos”, “carismáticos”, “trabajadores”, ”talentosos”, etc. Por lo tanto, ahora que sabes esto ponlo en práctica, responsabilízate de tus palabras, de lo que dices, escucha y conoce primero antes de hablar. No dañes a los que te rodean dejándote llevar por primeras impresiones, tú también eres “etiquetado” por los demás, así que habla como quieres que los demás hablen de ti.

Recuerda que todo lo que decimos o lo que escuchamos no es más que una opinión, y no es un hecho. Todo lo que vemos es una solo perspectiva y no la verdad. No generalices, haz de tu prójimo una mejor persona, un mejor ser humano, para que al final podamos vivir en un mundo mejor.

“El verdadero significado de las cosas se encuentra al tratar de decir las mismas cosas con otras palabras.”      (Charles Chaplin)

“Una palabra es suficiente para hacer o deshacer la fortuna de un hombre.”

(Sófocles)

Terapeuta Familiar conversacional

Ramiro Llamas Peña

Móvil 044 47 72 63 46 44

ramirollamas@live.com

Facebook Ramiro llamas

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí