Compartir,

Posted in:

SANAR DUELE

¿Quién dijo que adentrarse en uno mismo era fácil?

Por Manuel Cabrera

Normalmente al escuchar la palabra miedo nos referimos de inmediato a las alturas, la oscuridad, fantasmas o hasta a la misma muerte. Pero no necesariamente las personas que desafían situaciones peligrosas o de riesgo, son a las únicas que se les puede considerar fuertes o valientes.

Ese tipo de miedos no tienen nada que ver con el miedo que sentimos (y que ni siquiera mencionamos) a nosotros mismos. Sí, el miedo de adentrarnos a nuestro verdadero ser. A vivir nuestras tentaciones y conocer a nuestros demonios. Atrevernos a morir en vida para renacer. Descubrir nuestra verdadera esencia, situación y misión en este mundo en el que solo estamos de paso.

Matar al ego y dejar de vivir día a día una realidad creada por nosotros mismos. Una realidad basada únicamente en nuestras propias creencias y “verdades”.

Sal de tu zona de confort. Eres como eres, porque te dices a ti mismo que eres así. El hecho de vivir bajo una rutina. Hablar de los mismos temas con las mismas personas. Tomar siempre el mismo camino a casa o al trabajo. Frecuentar los mismos lugares y hacer diario las mismas cosas, mata. Tú mismo te estás limitando a no experimentar ni atraer cosas nuevas. Se dice que no esperes nada nuevo si sigues haciendo lo mismo. Busca nuevas maneras, y despídete para siempre de malos hábitos, costumbres y manera de ver la vida .

Llora. El hecho de llorar renueva tu alma y te demuestra que no hay que tratar de ser fuertes y cargar con todo el dolor, traumas y pendientes a diario. Vaciar el cántaro para andar ligero y seguir adelante. Dicen que no se llora por debilidad, sino porque se lleva mucho tiempo siendo fuerte. Tuércete ante el espejo en llanto. Aplaude tus logros y reconcilia tus rencores.

No vivas del pasado. Dicen que quien vive en el pasado, está muerto. Cada día es una nueva oportunidad de aprender, experimentar y sentir algo nuevo. Si bien recordar es volver a vivir, pero no significa que hay que vivir solamente de recuerdos; sino más bien, generar y crear momentos que se conviertan en nuevos recuerdos. Date la oportunidad de vivir cada día al máximo sabiendo que no es un día más, sino un día menos.

Déjate llevar. Dicen que la única manera de vencer una tentación, es dejándose llevar. Tropezarse y caerse duele, pero es bueno. Lo malo es que hay quienes les gusta quedarse tirados. Experimenta contigo mismo. Cómo sabrás si el fuego quema si jamás lo has tocado. Cagándola se aprende y se vale equivocarse. Se aplaude y admira más al que intento y no se quedó con ganas, que al que vivió constantemente con el miedo a experimentarlo sin jamás llevarlo a cabo..

No seas víctima. Todos hemos pasado cosas malas y sabemos que existen verdaderas tragedias en la vida. Pero no hay mal que por bien no venga y todo pasa de cierta manera por algo en determinado momento de nuestra vida. O aflojas el brazo, o sigo apretando, dijo la vida. Pues todo aquello que no logras superar, se repite.

Transformarse y renacer duele pero lo vale al verte salir del capullo y brillar. “La espera termina al ser quien esperas.”

Compartir,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>