CULTURA VIAL

0

PRAVIA

Por: Romina Pons.

Pocas cosas me ponen más de malas que ver a una señora en su camionetota estacionándose en el lugar de discapacitados. No pueden dar veinte pasos más para tomar el lugar que les corresponde, pero seguramente pagan una lanota para ir al gimnasio, y ahí si corren 10 km en la caminadora. ¡Que incongruencia!

El problema del tráfico se está convirtiendo en el pan de cada día de muchas ciudades mexicanas, incluyendo León. Si bien podemos quejarnos de las vialidades, la mala sincronización de los semáforos, etc. No podemos dejar de lado que gran parte del tráfico lo generamos nosotros, los conductores.

Hasta que no estemos convencidos de que una cultura vial nos beneficia a todos, no saldremos del problema. Por ejemplo, el claxon no existe para desahogar nuestra frustración, y tocarlo como degenerados no hará que el semáforo cambie más rápido. El claxon se utiliza únicamente para llamar la atención de otro conductor, en caso de que no vea nuestro coche o algo por el estilo.

Otro punto importantísimo es ceder el paso. Está comprobado que cuando dos calles se unen, si permitimos que pase un coche de cada lado, el tráfico se desahoga mucho más rápido que si nos atascamos y pasan veinte de un solo lado. Dejar pasar a un coche no hará que llegues más tarde; y si no lo dejas pasar, tampoco llegarás antes.

Evita que el tráfico te destroce el hígado, y busca alternativas. Sal siempre con tiempo, más vale llegar 10 minutos antes que ver que vas tarde y estás parado en un embotellamiento. Escucha música que te guste en el coche, o bien baja un podcast o compra un audiolibro. Otra excelente opción es hacer ronda con un amigo o colega, verás que ni sientes el tráfico.

Si bien no podemos evitar el tráfico, podemos cambiar nuestra actitud hacia él, y con un poco de conciencia vial de parte de todos, el camino será mucho más placentero.

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí