Greenwashing

0

PRAVIA 19 (septiembre – octubre 2015)

Por: Lee Iwan Andrade

¿Qué es?

“Greenwashing es el acto de engañar a los consumidores sobre las prácticas medioambientales de la empresa, o los falsos beneficios de productos o servicios sobre el medio ambiente.[1]” Algunas empresas para mejorar su imagen o para quedar bien con los consumidores, (incluso el gobierno) prometen que sus productos son verdes, sustentables, socialmente responsables, ecológicos, etc. Sin embargo, no es así. A continuación se informará sobre éstas prácticas y cómo identificarlas.

¿Es común?

TerraChoice[2], agencia de mercadotecnia medioambiental, realizó un estudio en 2010 sobre 5,296 productos (en EU),  de los cuales solamente 265 pueden ser considerados verdes.  Actualmente, no existe un estudio similar en México.

¿Ejemplos de greenwashing?

  • La empresa sigue usando empaques e ingredientes tóxicos, a pesar de que se maneje la leyenda “100% natural” o ecológicamente amigable.
  • Menciona que el producto es reciclado o biodegradable sin dar pruebas.
  • Afirmaciones ambiguas o sin pruebas de los beneficios del producto.
  • Mención de que el producto no tiene componentes químicos prohibidos por la ley.
  • Presumir certificaciones inexistentes de terceros que existen o a veces no existen.

¿Cómo identificarlo?

Sourcewatch[3] propone algunos métodos de detección de greenwashing como se precisa a continuación:

  • Verificar cuáles asociaciones u ONG’s están recibiendo donativos de las empresas.
  • Leer críticas de ONG’s o periodistas hacia las empresas y sus productos.
  • Solicitar acceso de información a las empresas sobre su compromiso con el medio ambiente.
  • Revisar la consistencia de las campañas ambientales, ecológicas o programas que promueven las empresas, ya que pueden ser solamente para dar buena impresión.

¿Qué puede hacerse?

Un ejemplo es la demanda presentada por el estado de California contra Fiji Water, Aquamantra y Balance Water, marcas de agua embotellada, por falsamente afirmar que sus botellas eran 100% biodegradables y reciclables[4].

En nuestro país, se aprobó la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental, en el 2013, a través de la cual se regula la responsabilidad ambiental, la reparación y compensación de daños al ambiente, fijando mecanismos alternativos de solución de controversias, procedimientos administrativos y comisión de delitos contra el ambiente.

A reserva de hacer un análisis detallado, otras alternativas legales son la denuncia de fraude, delitos contra el medio ambiente (vía penal), acción colectiva (vía civil), denuncia ante autoridades ambientales (vía administrativa).

El fraude es el engaño o aprovechamiento del error en que se halla una persona, y alcanza un lucro indebido[5]. Por ejemplo, si usted comprara un producto por conducto de un agente de ventas, exclusivamente bajo la convicción de que es biodegradable y/o reciclable al 100% y su valor es por un monto superior a $701.00 y después se descubriera que no es así, se tendrían elementos suficientes para denunciar ante el Ministerio Público la comisión del delito de fraude por parte de la empresa que vendió el producto[6].

Otra alternativa que ofrece nuestro marco jurídico es la acción colectiva, la cual posibilita que varios ciudadanos se organicen para denunciar la afectación de sus derechos en conjunto, permitiendo la reclamación de violaciones en materia de consumo, servicios financieros, medio ambiente entre otros, uno de sus requisitos es que debe integrarse por un mínimo de 30 miembros[7].

Consumo responsable

Una de nuestras responsabilidades como consumidores es informarnos sobre los productos que consumimos, tanto de los efectos que tendrán sobre nuestra salud como del entorno que afectan, debemos ser conscientes de lo que consumimos. Un gran apoyo es el internet para identificar el greenwashing de los productos que consumimos, ya que pueden detectarse inconsistencias, ambigüedades, mentiras y/o etiquetado falso.

A pesar de que sea una práctica común de las empresas, no debemos permitir que nadie nos engañe, en nuestro país contamos con un marco jurídico que nos permite levantar la mano y hacer que nuestra voz se escuche. Si el cambio comienza por uno mismo, tomemos conciencia de que el greenwashing es una práctica que se lleva a cabo en México, identifiquemos qué productos consumimos que se ostentan como “verdes”. Seamos críticos, cuestionemos el producto, después de aquél breve análisis preguntémonos si existe una mejor alternativa y finalmente compremos pero de manera consciente.

[1] http://www.greenwashingindex.com/about-greenwashing/#what

[2] Greenwashed. The marketing tactic of misleading consumers about a product or service’s environmental friendliness.

[3] Greenwashing. www. Sourcewatch.org

[4] Devika Kewalramani & Richard J. Sobelsohn. “Greenwashing”: Deceptive Business Claims of “Eco-Friendliness”. Forbes.

[5] Artículo 386 Código Penal Federal.

[6] Jaime Ricardo Kirchner Plascencia. Kirchner y Asociados.

[7] Acciones Colectivas. PROFECO. http://acolectivas.profeco.gob.mx/quienes_participan.php

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí