Matrimonio crea en Jalisco Gasolina por $4 el litro

0

Esta gasolina podría sustituir completamente a la convencional, debido a su bajo costo y el reciclaje que representa.

La gasolina está hecha a base de basura, especificamente el plastico pet y las tapas de los envases de plástico.

Es así que producir un 1 litro de gasolina cuesta $4 (1 kg de plástico), el costo es tan bajo porque usan la basura producida por la población.
Este proceso se le llama Depolimerización catalítica y el proceso requiere de un tiempo de 8 y 10 horas.
Como resultado se obtiene gasolina de 90 a 92 octanajes y Diesel de entre 60 a 70 cetanos y además posee la mejor calidad a nivel mundial.

“Tengo el derecho de la patente, se inició el proceso desde agosto del 2018 y nos dio favorable. Hay una empresa alemana que hizo un proceso similar pero no dio la calidad, también hay una empresa en Estados Unidos que tampoco han logrado dar con la calidad que tenemos nosotros. No es por nada, pero tenemos el mejor Diesel del mundo“. Dice el joven de apenas 35 años de edad, quien reveló haber estudiado Ingeniería Electrónica pero ser un apasionado de la Química, al igual que su esposa, quien sí cuenta con un título académico en esta rama.

También te puede interesar: Esta bicicleta puede cargar la energía de tu hogar

Hasta el momento, los jóvenes emprendedores cuentan con al menos tres plantas ya funcionando en diversos municipios de Jalisco, siendo una de ellas la que vendieron al Ayuntamiento de Ixtlahuacán de Los Membrillos para su autoconsumo.

“Nosotros tratamos de usar plásticos que ya no entran en las cadenas de reciclaje. Hay un punto en que hay plásticos ya pasan tantos procesos de reciclaje que ya no se reciclan pero que a nosotros nos sirven: las etiquetas de refrescos, bolsas, emplayes, plásticos agrícolas, envases de residuos peligrosos (aceite de carro, residuos de hospitales biológicos e infecciosos), polietilenos (envases del shampoo, bolsas), polipropileno (tapas de refresco, los foils metalizados como los de las Sabritas, los cases de los celulares, de las computadoras), de la industria automotriz usamos los faros, las defensas”.

Sobre el proyecto

Eduardo Sahagún explicó que, entre él y su esposa, Angélica Karina Castañeda, invirtieron cerca de dos años y más de 2.5 millones de pesos para dar con la fórmula adecuada que los llevara a obtener combustible de residuos plástico con un octanaje arriba de 87, tal cual lo exige la norma mexicana.

Fuentes:

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí