Socratea exorrhiza, la palma que puede caminar

0
portada

La Socratea exorrhiza, además de sus peculiares raíces, tiene la habilidad de poder trasladarse en busca de un mejor lugar para su sobrevivencia.

La Socratea exorrhiza, es muy similar a los árboles que Tolkien describió en sus obras, los llamados Ents; que aunque la palma Socratea exorrhiza no habla, tiene la maravillosa habilidad de poder “moverse”.

La planta es nativa de las selvas tropicales en América Central y América del Sur. Los habitantes de esos lugares siempre estuvieron en debate respecto a esta planta debido a su curiosa habilidad.
El biólogo Gerardo Ávalos, director del Centro de Estudios en desarrollo Sostenible de Costa Rica; aseguró a la revista Science que las caminatas eran sólo un mito que los guías contaban a los turistas. Sin embargo, el paleobiólogo Peter Vrsansky, del Instituto de Ciencia de la Tierra de la Academia de Ciencias Bratislava; afirmó que las palmeras realmente se mueven.

También te puede interesar: Una planta prehistórica se reproduce en Reino Unido después de 60 millones de años

Apariencia

Socratea exorrhiza puede llegar a medir 25 metros de altura y alcanzar los 16 centímetros de diámetro, aunque normalmente se sitúa alrededor de los 15-20 metros de altura.
Las hojas son pinnadas, en las puntas tiene forma de cola de pescado y es de color verde. Las flores se agrupan en inflorescencias colgantes, de color verde amarillento. Al polinizarse comienza a formar el fruto, el cual es ovoidal, de unos 3 cm.

Esta palma también tiene entre su muy destacada apariencia unas raíces “aéreas” que le permiten darle mayor soporte. Su tronco delgado no podría soportar por si solo el peso de tan grande altura que ésta puede llegar a alcanzar.

Caminata por la supervivencia

La caminata sucede de dos formas; la primera es cuando la palmera que esta en posición normal (fase 1 de la imagen) es tumbada por otro árbol o rama y queda aplastada (fase 2 de la imagen). La palmera una vez en el suelo tiene la capacidad de rebrotar y recuperarse, gracias al desarrollo de nuevas raíces aéreas del antiguo tallo; al mismo tiempo se mueren las antiguas (fase 3 de la imagen). Finalmente, el individuo crece otra vez pero habiendo cambiado de lugar (fase 4 de la imagen). Por lo tanto, el organismo puede sobrevivir aún siendo tumbado y a demás se recupera.

plama1

Mientras que la segunda ocurre cuando sus raíces crecen en dirección a las zonas dónde hay más luz y por el otro lado se van pudriendo. Así el tronco se desplaza de lugar muy lentamente, pero alcanzando desplazamientos de hasta 1 metro cada año.

La palma actualmente se encuentra en peligro de extinción, debido a los depredadores y coleccionistas de plantas debido a su pecurialidad.

Fuentes:

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí