Aguacate maduro, es pedo seguro

0
Aguacate destacada

“Aguacate verde, verde tu color y semejante al oro tu valor, cómo no te han de querer, si tras tú nacer, en la cima mundial de tu producción a México has de poner”.

Así pues, México es responsable de la tercera parte de producción de aguacate del mundo, principal exportador y explotador de tierra tras la necesidad de abastecer al mercado local, nacional e internacional.                                                                                                                             

“¿Cómo hacerlo habiendo tanto canijo pino estorbando?”

Aproximadamente, 158 mil hectáreas de aguacate han ido invadiendo las hectáreas de bosque de pino. Solamente en la cuenca de Zirahuén, se incrementó en mil 600 por ciento la superficie de huertas de aguacate, entre 1995 y 2015. De acuerdo con la Comisión Nacional Forestal, el cambio para crear huertas tiene un ritmo de 2.5 por ciento anual.

La tala inmoderada da lugar a la erosión del suelo, y esto a su vez, trae como consecuencia la reducción de la capa efectiva para crecimiento vegetal, así como la pérdida de nutrientes y materia orgánica.

Pero más allá de esto, existen otros factores que hacen insostenible la producción del fruto a gran escala.

Cambio del ciclo hidrológico

La manera en la que podan los árboles (para poder tener acceso a la fruta más fácilmente), hace que el agua caiga en gotas por las ramas o desde las hojas. El agua no llega al tronco y por tanto no se filtra al suelo.

A ese problema se suma que la captación de las huertas se realiza a través de ollas de agua o jagüeyes (membranas plásticas formadas con este fin específico). Se estiman cerca de 50 mil jagüeyes en todo el Estado, ocupando cada una un espacio aproximado de tres hectáreas; ambas situaciones impiden la captación, filtración y almacenaje natural de líquido al interrumpirse el ciclo hidrológico.

Pérdida de biodiversidad

La necesidad de crear desmedida producción del muy apreciado aguacate, ha hecho de los huertos un monocultivo (siembra de una sola especie).

Mientras que la diversidad de especies puede traer de sí beneficios, si bien poco perceptibles, importantes en sobremanera. Como son: la disminución de erosión, fijación de nitrógeno, mantenimiento de polinizadores, entre otros.

Ejemplo de ello, los pastos que ayudan evitando la pérdida de suelo, ya sea por erosión hídrica o eólica, y hierbas con flores que además de evitar la erosión, favorecen a mantener la diversidad de insectos, al servir de alimento.

¿Cómo afecta al ambiente social?

La realidad es que un comunero normal no puede tener una huerta porque es costosa, entonces pueden entrar capitales de procedencia dudosa que dividen a la gente. Es evidente que en la región casi toda la población económicamente activa es de peones, las personas son reducidas a esta condición tras vender sus tierras de cultivo.

Si bien, hay derrama económica en la plantación de aguacate, a través de la generación de empleo y la entrada de capital fresco al país, esta actividad tiene consecuencias ambientales y sociales, las cuales no pueden ser socavadas sólo por el interés financiero.

Te puede interesar: El maíz: una manera de ser y de vivir

El trabajo propone que las agrupaciones de productores se organicen; que las instituciones de educación en sus distintos niveles fomenten conciencia ambiental; que las autoridades cumplan su función de regular la producción, la oferta y el ordenamiento del uso del suelo, y que se anteponga el interés de la sociedad por encima del particular. 

Tras todo esto es posible entender cómo la producción excesiva de nuestro frutito verde trae consecuencias altamente negativas, tanto para el ambiente natural como para el social, haciendo participe del gran beneficio económico a contaditos abusados.

Y yo nada más te cuento, que botanear con guacamole, es igual de sabroso que con frijoles charros.

Fuentes

DEJA UNA RESPUESTA

Déjanos un comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí